RSC y comunicación, pedaleando en Activa2 de TVE con la GAES Pilgrim Race

No paran las empresas en agosto, andan planeando estrategias de venta y comunicación todo el rato. Y ahora hay dos formas de comunicación externa que están dando fuerte: redes y reportajes basados en la RSC de la propia empresa, la Responsabilidad Social Corporativa, el compromiso de las empresas con la sociedad.

Empresas sostenibles, empresas conciliadoras, empresas concienciadas, empresas sociales, empresas deportistas… empresas que ganan cuando colaboran en hacer un mundo más sano.

No se trata solo de vender/tener buen producto, se trata de ser buenos… y la RSC es lo que da carta de bondad o maldad para las empresas. El cliente quiere comprar un producto que le llene, quiere comprar diseño, utilidad… pero también quiere formar parte de la tribu de los buenos. Es la historia de la camiseta, todo el mundo quiere comprar camisetas de calidad y diseño, pero además quiere comprar camisetas baratas, respetuosas con el medio ambiente y respetuosas sobre todo con los derechos humanos y los derechos laborales.

Los trabajadores quieren trabajar en empresas socialmente responsables, donde son respetados y respetan, embajadores de buenas noticias, y profesionales que unen talento a talante.

Pero es que además las buenas noticias empiezan a ser noticia y dan mucho contenido para unas redes y unos reportajes de empresa que necesitan mucha historia para nutrirse.

En estos últimos años como Rocío del Cerro Comunicación he realizado varias campañas de comunicación relativas a RSC que quiere decir responsabilidad social corporativa, no servicio de publicidad gratis.

Es un acrónimo y una idea que está de moda, y que todas las empresas quieren poner en marcha. Sin embargo, la RSC deja de ser verdad cuando de lo que se trata es de hablar de las marcas y no de lo que hacen, cuando se pierden en publicidad gratis para vender y no en poner en valor hábitos saludables.

Una RSC es verdad cuando la gente que la promueve, y que la patrocina está dentro de la propia acción, cuando cuenta una historia y la dota de un significado…

La RSC no es solo postureo para vender más, la RSC no es publicidad engañosa para meter el tema en informativos y ahorrarse el paso por el departamento de marketing, la RSC no es hacer acciones donde una empresa no se siente concernida.

RSC es una acción que coincide con los valores de la empresa, que es coherente con las políticas de recursos humanos, que tiene que ver con el personal que la realiza, que llama la atención de los medios de comunicación por lo que hace, que pone en valor hábitos saludables…

Cada vez más, la comunicación exige coherencia porque cada vez más todo está y queda a la vista. Una buena campaña de RSC ayuda al objetivo y ayuda a la empresa, pero una pifia de RSC, un postureo cutre es vender humo mientras te fumas un cartón de tabaco.

Abogo porque las empresas comprendan lo que supone dentro y fuera de la empresa la Responsabilidad Social Corporativa, devolverle a los trabajadores y a la sociedad parte de sus beneficios haciendo buenas obras. Las buenas fotos vienen después, pero nunca antes.

En la @PilgrimRace, lo he visto. Es un evento ciclista de camino a Santiago que reúne a deportistas amateur, profesionales y también de carácter social. Un camino, siete días y mil historias de superación, de visibilidad… y en ellas no había solo logos, había personas.

Es el segundo año que he estado con ellos. He coordinado su prensa y he vivido de cerca la realidad de empresas que no ponen solo el nombre en los arcos de meta sino que participan a través de sus directivos de primer orden para liderar causas sociales. Impresionante por la veracidad y el compromiso. Y no lo cuento yo, lo cuenta así María Rodríguez en @TVEActiva2. Pincha aquí para ver el reportaje:  http://www.rtve.es/m/alacarta/videos/activa2/activa2-21-07-18/4670525/?media=tve

2018… Ven y cuéntalo

No lo dudes. El mejor propósito empresarial para 2018 es contarlo. Contarlo para buscar clientes, contarlo para encontrar socios, proveedores, talento…brillar para llegar donde quieras llegar.

En Rocío del Cerro Comunicación comenzamos el año con más ganas de escucharte que nunca. Nos ponemos en tu piel, nos acercamos a tus ideas, comprendemos tu negocio y ponemos en marcha todas las herramientas necesarias para te oigan, para que te escuchen, para que te escojan.

Rocío del Cerro Comunicación es un grupo multidisciplinar de gente que llevamos muchos años en esto y qué sabemos orientar y mejorar la visibilidad de tu negocio, mejorar la marca personal, aumentar tus resultados. Somos Rocío del Cerro Comunicación y compañía.

Mira nuestro portfolio, nuestros casos de éxito y nuestro compromiso por hacer de cada cliente y de cada historia un trabajo único.

A tu lado, junto a tu empresa…  en trabajos para  incrementar tu  visibilidad, formación para comunicar eficazmente y llegar a miles de personas, o para hacer que en tu RSC, las buenas noticias sean noticias que interesan  a millones de personas. No es magia, es trabajo…

Conoce el mundo de Rocío del Cerro Comunicación. Ven y cuéntalo

Embajadores de marca… de trabajadores a fans de la empresa

Hace unos años, pocos, recuerdo que entré en un despacho y me dijeron… “no te pago por pensar, te pago por hacer lo que yo digo…” Quizá me dejaría llevar por el ego si dijera que mi idea era fantástica, pero era fan, era una idea destinada a hacer mejor algo, según mi saber y entender…

Quizá las empresas y los empresarios no tienen tiempo para atender todas las ideas que se les ocurre a los trabajadores, o quizá si… si piensan que el trabajo colaborativo suele dar grandes frutos.

Piense un momento, si cuatro ojos ven más que dos, cuánto más verán los de un grupo de trabajadores. Vuelva a pensar, si usted hace publicidad en redes, cuánto mejoraría la viralidad de sus mensajes y su marca corporativa si sus trabajadores también estuvieran interesados en clickear lo que su social media pone…

Hagamos un intento más, imagine que las cosas no van bien, quizá sería de agradecer que los propios trabajadores se implicaran en aumentar las ventas de la empresa, hablando bien de ella, hablando de los productos….

Hay trabajadores que van de ocho a tres y otros que van de nueve a nueve … y a pesar de vivir de…, en…, entre…, para…, por…, según…, su empresa, con horarios muy claros o con horarios de esos que se dicen “de siempre a siempre” son currantes de una empresa a la que no quieren.

Nadie obliga a querer a su empresa, nadie y menos en un mundo como el actual plagado de ERES, despidos en viernes o contratos de días y horas. Nadie obliga, pero lo que si es cierto es que las empresas que consiguen crear fans, trabajan mejor, tienen mayores beneficios, mayor visibilidad, una marca corporativa más consolidada y unas marcas personales, las de sus trabajadores, más capaces de brillar con luz propia y de revertir mayores ganancias, relaciones y creatividad a la propia empresa.

El concepto de trabajador como embajador de marca es cada vez más importante, toda vez que el siglo XXI es el de la sociedad de la información, la sociedad en red y los trabajadores tienen también sus propias redes sociales. Si hace unos años las relaciones con la empresa se dilucidaban sobre todo en las grandes asambleas de trabajadores, hoy las voces de los trabajadores se ven en Internet.

Un buen embajador de marca es aquel que está contento de trabajar en la empresa y lo dice, es aquel que coincide con la misión y los valores de la empresa para la que trabaja y lo muestra, es aquel que se siente a gusto y lo resalta, es la empresa que sabe respetar y sacar brillo al talento de sus trabajadores y lo destaca.

Recuerde que un embajador es un representante de un país en otro, un embajador de marca es un portavoz de su empresa en el exterior. Y puede ejercer su embajada de muchas maneras, en las redes, en las conversaciones con los amigos o como portavoz de su empresa en certámenes o en los medios de comunicación. Pero además los embajadores contaban en sus países lo que veían en el extranjero, eran grandes networkers y sabían establecer alianzas para que los intereses de sus países de origen fueran respetados. Como embajadores de marca, los grandes profesionales pueden ponerle en contacto con perfiles de vanguardia, perfiles únicos, empresas con las que establecer alianzas.

Últimamente  también  están  destacando con fuerza la personalidad y la fuerza de los embajadores de marca en las iniciativas de responsabilidad social corporativa. Desde Rocío del Cerro Comunicación trabajo con grandes empresas en iniciativas sociales destinadas a mostrar sus valores.

Bien, pues cuando son los trabajadores mismos los que hablan de su empresa, la credibilidad y la presencia de éstas en los medios crece. Ilunion Hotels tiene por ejemplo muchos embajadores de marca, trabajadores que participan en diversos eventos deportivos como #somosheroes y que hacen que la sociedad vea reflejado en ellos los valores que propugna la propia empresa: el éxito de las capacidades diferentes, la fuerza del trabajo en equipo… Bien pues cada trabajador que ha participado es un embajador de la marca Ilunion Hotels.  Míralo, en el vídeo donde se recoge la aventura de los trabajadores de Ilunion Hotels haciendo el camino de Santiago en bicicleta. Llevan el logo, hablan de su empresa, unen los valores de la misma a los valores del deporte, presentan una imagen positiva, alegre, llena de vida. https://youtu.be/FMT8i649W2A

Convertir a los trabajadores de su empresa en embajadores de marca, habla de inteligencia, de respeto y de ganas de sumar fuerzas. El liderazgo desde la cúspide, caracterizado por el ordeno y mando… ya no tiene cabida. El mundo de la empresa necesita un liderazgo más transversal, con multitud de portavoces haciendo más grande el mensaje y más viral la presencia. Ya no hay una tele hay muchas y hay muchos canales multimedia, influencers, blogs… De hecho, hay empresas que están comenzando a dar clases y argumentarios a sus trabajadores para que puedan hablar de determinados aspectos de la empresa. Los hay que simplemente alientan a los suyos a hacer piña entorno a la empresa. Por fin existe el convencimiento de que el fin de la empresa es vender, sí; pero también retener el talento… y eso lo hace mejor un trabajador que piensa, que otro al que se le paga por no pensar.  

“No te pago por pensar”, esta frase no solo era una bofetada de mala educación, sino que eran ganas de tirar por la borda puntos de vista que podrían tenerse en cuenta…, incluso para desecharlos.

Ahora que el mundo de la empresa ha cambiado tanto, que a veces no hay lugares físicos de trabajo, ni compromiso para toda la vida, sino solo proyectos; los curritos son también embajadores de los productos, de la forma de trabajar de la empresa, de lo que hay dentro de ella. Ahora que la publicidad de las teles puede eludirse a golpe de mando, tener un embajador de marca, es importante. Lo mire por donde lo mire.

Comunicar con los medios, una asignatura pendiente

Mucha gente me llama, me cuenta que quiere ponerse en contacto con los medios de comunicación y estos no le hacen ni caso. Los medios son proclives a prestar atención a empresarios y emprendedores. Charlo con ellos y entonces me doy cuenta de lo que pasa. Hay dos principios y una realidad que en seguida saco a colación. Lo llevo certificando durante estos años como Rocio del Cerro Comunicación, con varias campañas muy satisfactorias a mis espaldas de las que he aprendido muchísimo, en las que he aprendido a ver el periodismo desde fuera y en las que he añadido mi experiencia como profesional con 25 años dentro de un medio de comunicación.

El primer principio es una versión libre de la gran frase que Theodore Sorensen, encargado de discursos y frases que han hecho furor. Escribió para John F. Kennedy : No pienses en lo que tu país puede hacer por ti, sino en lo que tú puedes hacer por tu país. Bien pues la versión libre dice no pienses en lo que los medios pueden hacer por ti, piensa en lo que tú puedes hacer por ellos, qué es lo que les interesa…

Hay muchos emprendedores y empresarios empeñados en vender su burra en el lugar y tiempo equivocado. Me dicen que su tema es bueno, y lo es, pero no para el medio en que sueñan ni en el momento en el que quieren.

Si quieres venderle a un medio tu idea, analiza primero el extenso mapa de medios. Mira a qué medios podrían interesarle, qué momento podría ser el más idóneo: fin de semana, verano, Navidades… Si es un tema de ocio, quizá sea conveniente “venderlo “para fin de semana, si es un tema social para los programas de radio en tarde… si es muy visual para los programas magazine de la televisión. Tengo clientes que quieren salir en la tele pero no saben que programas hay, ni quien los lleva… pero quieren salir porque su producto es bueno. Bien pues esto no funciona así. Si quieres llegar a los medios hay que conocerlos, hay que saber qué les interesa en cada momento, hay que comprender que hay contextos, sucesos y tendencias que pueden dar al traste con nuestro deseo de salir en la prensa … hay que saber cómo funcionan por dentro. Todo lo demás es una falta de conocimiento, un deseo de desaprovechar oportunidades y una falta de respeto por el trabajo periodístico. Sinceramente ¿usted aceptaría en su empresa a alguien que entrara como un elefante en una cacharrería, exigiendo su atención y la utilización de sus equipos? Noooo. Pues así pretenden algunos emprendedores entrar en los medios, como un elefante en una cacharrería, intentando vender temas locales en formatos nacionales, intentando atraer la atención sin saber los nombres y direcciones de los periodistas concretos, mandando notas de prensa enormes, tediosas e infumables. Igual que tienes una base de datos de clientes, hazte no una base, pero si una agenda de periodistas e influencers, un documento que te valga para saber a dónde quieres llegar, estudia lo que hacen los periódicos en sus suplementos… en sus blogs. Y entonces, ponte en contacto. 

Esto tiene mucho que ver con la ya archiconocida ley de platino de la comunicación. No trates a los demás como te gusta que te traten a ti, trata a los demás como les gustaría ser tratados.  Adáptate. Conoce el medio, entérate de que es lo que le hace falta, que les interesa, cual es el contexto en el que puedes vender tu empresa. Ofréceles titulares por donde ellos puedan ver el interés de lo que ofreces, dales fotos… una buena página web donde puedan consultar tu actividad , pero antes …. entérate bien de lo que te convertiría en alguien amigable y fácil para tener como amigo. Si llamas a un periódico y se interesan por tu información, dales las fotos, mándales el libro, una nueva nota de prensa que se adapte a ellos. Puedes vender la misma noticia desde muy diversos ángulos, ponte sus gafas.  Recuerda que el tiempo en el mundo de la información es instantáneo, lo que hoy puede tener hueco mañana no lo tiene. El mundo de la información transcurre en minutos, mientras que el de las grandes organizaciones transcurre en horas. Hay una disparidad en la concepción del tiempo que da al traste muchas veces con las apariciones en prensa de grandes y pesadas empresas.

Por último, siéntate contigo mismo, y mira la manera en la que los medios no te perciban como publicidad pura. Si no eres noticia, si eres un folleto andante…. Te mandarán a sus departamentos de publicidad. La gente se enfada, no te enfundes, viven de ellos. Viven de la publicidad, también. Esa es la realidad.

En Rocío del Cerro Comunicación lo primero que hago es realizar una consultoría, y ver si de verdad tu producto es vendible o no. Analizo si hay que dar una vuelta a la forma en que quieres hacerlo, miro si hay que modificar el objetivo e incluso a veces aconsejo desistir de ello hasta mejor ocasión.

La comunicación se hace entre personas, de empatía a empatía, de necesidad a necesidad… tú quieres vender y ellos tienen un espacio, tú tienes algo que contar y ellos cientos de personas que les cuentan historias. El secreto es darles lo que necesitan, tal y como lo necesitan. Todo lo demás es incomunicar. Tu tampoco admitirías elefantes en tu negocio. Si es un zoo, si.  Pero tú y yo nos entendemos.

El reto de preparar a los jóvenes como portavoces

Uno de los aspectos más interesantes de un gabinete de prensa es la preparación de portavoces. Todas las preparaciones de portavoces entrañan un reto importante. En algunas ocasiones la clave está en el tema, se trata de conseguir que un tema de los llamados “difíciles” por su complejidad, tecnicismos, novedad… pueda ser entendido, apreciado, seguido e incluso admirado por el común de los mortales que lee prensa o sigue televisión y radio generalistas.

En otras ocasiones se trata de limar la comunicación verbal o la comunicación no verbal del sujeto, o ambas a la vez. Es decir, fijar bien cuál es el objeto del mensaje, cómo y para quién se habla. Hacerlo compatible con la personalidad del que lo comunica y útil para los receptores. Aquí el aspecto fundamental es fijar el mensaje, que el portavoz lo haga propio, que sea natural en sus labios. Y para ello, hay que trabajar y mucho, la comunicación no verbal, la postura que no el postureo, la voz que no el engolamiento, la respiración que nos ofrece tranquilidad…

Son muchos los factores que trabajo en Rocío del Cerro Comunicación cuando preparo un portavoz para dar una rueda de prensa, ofrecer una conferencia o preparar un curso on line. Pero si hay algo apasionante es preparar a jóvenes para ofrecer ruedas de prensa. Eso si que es un reto. Antes de entrar en materia hay dos puntos preliminares. Para que un joven sea portavoz debe haber un hecho que haga absolutamente relevante la presencia de ese joven, sobre todo si es menor. Una presencia relevante, querida por el joven portavoz , y positiva para el mismo y para la sociedad. El segundo punto es de cajón, la necesidad de tener todos los permisos legales para que ese joven pueda ser portavoz; y su cara, sus palabras y sus mensajes puedan ser difundidos.

 Recientemente tuve que preparar a ocho jóvenes para la campaña C95StopBullying, la aventura de ocho jóvenes que de una u otra forma se habían enfrentado al bullying y como premio hacían un viaje de superación, compañerismo y peripecias al estilo de Indiana Jones por los lugares más emblemáticos de Perú.

Se trataba de convertir a estos ocho muchachos en verdaderos embajadores de la lucha contra el Bullying. ¿Cómo lo hice? Dedicando mucho tiempo, mucho interés y muchas ganas a conocerlos. Saber qué les había pasado, cómo era ahora su relación con el bullying, cómo lo definían, cómo lo rechazaban, cómo les había asustado, marcado… Aprendí cuál era su lenguaje verbal y no verbal… aprendí como hablan los jóvenes ahora, su falta de lecturas, su exceso de redes, su lenguaje visual, sus frases cortas, entrecortadas, su nobleza y falta de vergüenza para hablar de momentos difíciles, su emoción a flor de piel al recordar un pasado reciente, su capacidad de empatía con los jóvenes acosados y con los complicados pasados de los acosadores, su conocimiento real de lo que sucede en las aulas, en las redes,  y de lo que es necesario decir para que la epidemia del maltrato pare, sus ganas de ser embajadores…su verdad, sus posturas nerviosas, su risa sin freno, su balanceo…

Le dediqué tres fines de semana, para prepararles para una rueda de prensa, que fue un éxito. ¿Qué hice? Les dejé hablar, hablar del bullying con sus palabras, no con las mías… hacer más grupo de trabajo que clase particular…

¿Por qué? Porque a un joven hay que dejarle ser un portavoz joven. No hay mayor desastre que hacer un joven reviejo, con palabras de persona resabiada, contaminarles con principios y prejuicios de quien no ha vivido esa situación…

Lo fundamental es preservar su verdad y su nobleza, sin dar pautas de lo que deben decir, sin corregir sus palabras… solo haciendo que hablen una vez y otra más… hasta que su propio cerebro encuentre el camino, ordene los pensamientos, ponga palabras a los puntos suspensivos, y hagan suyos los mensajes.

Hablaban y exponían lo que les había ocurrido, lo que no querían que ocurriese jamás, los consejos para los jóvenes, las reprimendas para quienes cometen bullying y maltrato…

Muchas horas de trabajo, de sonrisa y vuelta a empezar. Y entonces ellos, se dieron tiempo, espacio y ganas para convertirse en grandes portavoces. Jóvenes capaces de decirle a otros jóvenes basta ya de acosar al débil; grandes embajadores para decirle a los acosados que no estaban solos, valientes que contaban historias verdaderas de cuando fueron acosados, acosadores o mediadores. Poco a poco fueron corrigiendo sus posturas, hablando con la mirada alta, la escucha activa, sin retorcer las manos, ni agarrotar los hombros, ni meter el pecho… Consiguieron relajar el cuerpo, sacar voces más nítidas, expresarse con mayor claridad, hablar con mayor fluidez…

Conseguimos entre todos poner el foco en lo que de verdad importaba.

Estos jóvenes y su lucha contra el bullying salieron en 348 noticias de televisión, radio y prensa y consiguieron 186 millones de impactos en medios tal y como consta en la web de la empresa que me contrató, Trex Exploring. Fueron elegidos para formar parte de la campaña de Mediaset España Se buscan valientes, y hoy por hoy son chicos y chicas comprometidos en la lucha contra el acoso escolar. Grandes portavoces, embajadores de StopBullying.

Yo también aprendí mucho porque los jóvenes son grandes maestros. Gracias.