Comunicación para el encierro del coronavirus

Comunicación para el encierro del coronavirus

En 70 metros, en 50 o en un dúplex con jardín recuerda que siempre estás comunicando.

El encierro por coronavirus va a enseñar mucho de nosotros mismos, el grado de paciencia, de creatividad, de conquista, de buena comunicación. ¿ Cómo hablas, cómo te vistes, cómo respondes? . ¿ Habrá baby boom, divorcios , doctorados en Netflix o una cantidad ingente de autores con libros sobre el amor en el tiempo del coronavirus?

Si eres padre aprovecha para hablar con tus hijos. Pero si quieres hablar tendrás que dejar primero un tiempo de silencio y otro momento, amplio y de intimidad,  para que puedan hablar con sus amigos. Para un adolescente socializar es lo más importante. Socializar con los amigos es lo primero. Resumirle a su familia lo que le pasa , es lo más común.

Si quieres que esa charla con tu hijo fructifique intenta no cortarle, no señalarle el final de la frase ni reconvenirle por un taco. Cuida la cara que pones, y a dónde miras, mírale a el o a ella. Si quieres que tu hijo hable contigo hazle sentir importante, y sobre todo no le digas que está poco con vosotros. Si a alguien le criticas cuando viene, no querrá volver. Es un buen momento para darte cuenta del padre o madre que eres y cuáles son los temas que te faltan por hablar con tus hijos.

Dicen que el verano trae los divorcios  del otoño, este coronavirus y su encierro también los traerá. El exceso de confianza trae desplantes, descuidos y palabras gruesas. Las casas pequeñas obligan al roce y no siempre el roce hace el cariño. El roce de días continuados lleva al hastío; el agobio y el miedo lo multiplican todo.

Por muy pequeña que sea tu casa y mucho que tengas que hacer, guarda momentos para ti, para cambiar de estado, para cambiar el ambiente de la casa.  

Atiende a tu comunicación verbal pero también a la no verbal, a los gestos, al orden de tus cosas, al lugar en que trabajas. Eso también comunica cómo eres y cómo entiendes tu vida familiar

Ahora que estás trabajando en casa, sé claro en las comunicación de ida y vuelta por mail con tus compañeros. Lo escrito, escrito queda y esas frases no tienen el acompañamiento de la comunicación no verbal y del tono.  No pongas  frases con ironía, con segunda intención.  No mandes emails larguísimos con un montón de links para que se vea que eres el que más sabe. Eso  provoca parálisis por análisis de documentos que ni siquiera importan. Uno de los mayores problemas en las empresas es la cantidad de documentos que se manejan para adoptar decisiones que se quieren rápidas y efectivas.

¿ Tratas a tu familia igual que a tus compañeros de trabajo ¿ ¿ Eres un buen compañero en casa? ¿ Eres tan brillante como lo eres en las charlas con amigos? ¿ Te preocupas tanto de lo que dices y cómo lo dices? A menudo los que más queremos están en nuestro hogar, pero la mejor versión no está en casa, búscala.

Los medios de comunicación en su afán de tenernos al día son a veces exhaustivos, muy repetitivos. No hace falta que estés todo el día con la tele puesta, o con las redes sociales mirando #coronavirus, eso te llevara a la infoxicación. Es decir, el empacho de información de Coronavirus, lo que al final te hará perder interés y no estar al tanto de las cosas importantes.

El no poder moverte no quiere decir que no te puedas relacionar. Las redes sociales te permiten mil formas de relacionarte. Por teléfono con tus amigos, por las redes, , por los medios establecidos con el trabajo, con los amigos que hace tiempo que no ves. Internet te permite verlos y escucharlos. Esto ha sido un parón , aprovéchalo para comunicarte con aquellos para los que nunca tienes tiempo.

Puedes viajar, aprender y vivir mil vidas a través de libros y películas que te den ideas sobre común-acción.

Si crees que las redes sociales son lo tuyo aprovecha los días de encierro para comunicarte mejor, para comunicarte con más efectividad, utilidad.  Déjate fluir y desarrollar la creatividad, prepárate para cuando esto termine.

Es el momento ¿ Sobre que me gustaría escribir, hablar, contar, decir …?

Igual que tu trasteas por LinkedIn, lo hacen los demás. Quizá puedas darle alguna vuelta a eso, a tu página, a tu blog.

Recuerda que la comunicación es común-acción. Durante estos días ha habido ejemplos efectivos de como la comunicación a través de las canciones, de la cultura comunica cariño, entretenimiento, pedagogía… Si eso es lo tuyo, únete.

El silencio es estupendo. Practícalo. Estar en familia no quiere  decir estar pegados.

Si estás pensando sobre tu propia vida, tu trabajo, tu marca, tu empresa,  busca ideas y hazte un recorrido por lo que te sobra, te falta, por dónde va tu cliente, por dónde estas tú.

Aprende a hablar en público, grábate y mima tus gestos y tu voz, saca la naturalidad que llevas dentro, ordena las ideas, encuentra las palabras que más brillan ; acostúmbrate a tu voz, lima las muletillas y mima tu presencia.

Pero sobre todo,  durante estos días comunícate con tus sueños. Con la comunicación verbal interrogándote y encontrándote y con la comunicación no verbal cuidando tu presencia, tus formas y tu manera hacia los demás.

Te han prohibido la libertad de movimiento, pero te han dejado la mejor, la de comunicar. Tómalo como la oportunidad de parar que estabas pensando para volcarte en tu vida personal. Somos las conversaciones que tenemos y el recuerdo que nuestras palabras dejan en los demás. Sobre todo en uno mismo. #Communicationfriendly #rociodelcerrocomunicacion #YoMeQuedoEnCasa

 

Es el contexto, imbécil

Presentaciones eficaces para el momento presente

 

Una vez se hizo famosa la expresión de “es la economía, imbécil”, pero pocos se acordaron de que no es solo la economía sino el contexto lo que influye en nuestras vidas. Y  en lo que se refiere a comunicación es el contexto el que marca la pasión, la fuerza y la verdad de cualquier presentación que quiera ser afectiva y efectiva.

Está la boca entre cabeza y corazón y lo está para que tenga mucho de racional y de orden y muchos pellizcos de verdad y de pasión.

Cuando he dado clase de comunicación eficaz a políticos y a empresarios siempre les digo que, para preparar una presentación, para acudir a cualquier lugar donde haya la mínima posibilidad de hablar, hay que estar metidos en contexto.

El contexto es lo que nos acerca al público objetivo, es lo que nos hace estar de  verdad presentes en la sala.

Cuidar el contexto es saber cómo es la gente con la que te relacionas, cuánto tiempo llevan en esa sala, qué es de verdad lo que les interesa, cómo es su forma de relacionarse, cómo hacer que tu libro les importe…

Hablan los políticos de economía siempre en términos macro, no micro. Y la gente no hace suyo el discurso porque ni lo entiende, ni le llega. Sabe que un día le afectara al monedero pero no traspasa la frontera de su corazón ni de su entendimiento. Los políticos no hablan con personas de carne y hueso, no saben qué programas ven ni qué libros leen ni cuando dejaron de leerlos…

La primera regla de la comunicación es que emisor y receptor se pongan de acuerdo en el canal, en el lenguaje y en la manera de expresarse. Los que mandan tienen unas agendas que quedan fuera de la realidad de la gente. Unos hablan de alta política y otros hablan de facturas, de paro, de sueños …

Y esto que se ve claramente al hablar de política, se sufre día a día en las presentaciones de grandes empresas , de asociaciones, de convenciones…

Se habla sin tener en cuenta el contexto del otro. Cuando fui a Inditex me sorprendió que la gente que creaba la ropa estaba atenta a las series, los libros de moda, las tendencias en todas las partes del mundo…

 La gente que quiere marcar tendencia empresarial y política no sabe el contexto… y la clave para llegar a tu público es conocerlo. Saber cómo es, dónde vive, cuánto tarda en llegar a casa, qué come, cuántos hijos tiene y cuánto tiempo tiene para escucharte, cuál es su capacidad para entenderte, su momento vital, su miedo y su pasión.

 Siempre, en mis clases, les digo que como aprendí en la tele, si no hay conexión y audiencia no importa lo que digas. Lo importante es conseguir la audiencia, que te atiendan y que te comprendan. Y ese hilo invisible solo envuelve una sala cuando el que habla, está hablando por y para alguien, en sus claves, con sus argumentos, conociendo su situación socioeconómica, pero también la calidad de sus chascarrillos.

Los comentaristas de política intentan hablar para graduados en Harvard que ganan cinco mil al mes, pero esos no están al otro lado de la pantalla. Los CEOs ofrecen charlas de futuro empresarial pero no del futuro de las personas en las empresas…

Escuché una vez, es la economía, imbécil…. Y yo les digo, es el contexto, fíjate en ello, se inteligente.

Les aconsejo: cuando llegues a cualquier lugar , haz una radiografía rápida de todo lo que ves y escuchas, interésate por saber algunos datos, mándalos rápidamente al corazón y a la cabeza, y ellos guiarán tu intervención. Si cuando cuentas caperucita a un niño o a un mayor eres capaz de ofrecer varias versiones, porqué no adaptas tu mensaje al contexto en el que te mueves, hazlo fácil, házselo fácil. 

Al final recordarán tres o cuatro cosas pero sobre todo cómo les has hecho sentir. No llegarás , no venderás, no moverás sino conoces los contextos. Es el contexto, no seas imbécil. @Rocío del Cerro Comunicación.  #comunicacioneficaz, #comunicacionefectiva

 

En plan, una moda que incomoda

La moda en el lenguaje

 

Cuando yo era joven se decía cigarro, pero antes se dijo piti, y en algunas pandillas se decía truja. Mi madre se lo pasaba “fetén”, yo “guay” y a los jóvenes les vuelven a “molar” las cosas , les “renta”. A las abuelas les horrorizaba la expresión “estar cachondo” por todo y ya nadie saluda al entrar en un ascensor. Ahora a los jóvenes lo que de verdad les pasa es que todo es en plan que es casi tan estúpido como el “tú mismo” o “si eso”.

Son alocuciones que no significan nada,  que idiotizan un poco las ideas, que ralentizan la función de la comunicación que es poner a dos personas en unión.

Hasta hace poco había un lenguaje académico, uno político, otro para la administración, otro para mayores, otro para pequeños, había idiomas … ahora el lenguaje simplemente se ha convertido en un batiburrillo de palabras que salen de todas partes, sin que se sepa muy bien el significado pero que están de moda como “serendipia” o “management,” o de rebajas como “guapo, guapo” o el “relato “. Es la magia, lo bueno y lo malo del lenguaje oral, acostumbrado a suplir con gestos lo que no dicen las palabras. Es la mezcla que indica que el lenguaje está vivo y las modas que nos enseñan la frivolidad de algunas palabras.

A nadie se le escapa que cada  grupo, entidad, empresa, área de conocimiento, edad, contexto… tienen sus palabras, sus alocuciones, sus tacos y sus gestos. Lo preocupante es que una moda en el lenguaje derive precisamente en vaciarlo de contenido. Nunca como hasta ahora se ha visto tanta gente utilizando palabras que no significan nada.

Se dice que es porque cada vez vamos a lugares con más ruidos y hablar no sirve de nada, se comenta que en las familias las pantallas han ganado la partida a las conversaciones y que lo interesante es cualquier sonido gutural que nos haga parecer unidos.

Los únicos lenguajes que parecen ajenos a nosotros son el administrativo, el de los médicos, el de los bancos  y el de los abogados… y hay que reconocer que comienzan a dar pasos de gigante para solucionarlo. Siempre me he preguntado porqué esos sujetos no hacían los lenguajes más claros ya que tienen nuestras vidas, cuentas y huesos en sus manos.

La sociedad está haciendo un importante ejercicio de educación para que los mensajes sean más directos y fáciles de entender. Vivimos en la sociedad de la información y de la comunicación,  pero a muchos no “les renta”, “les china” que les queramos entender.  El año pasado los jóvenes hablaban de “crush y hacer match”. Entiendo que el mundo cada vez es más pequeño y que babel ya no es una torre, es una realidad que recorre las redes. Pero “LOL”, qué significa “ni tan bien, ni tan mal”… “LOL” no entiendo nada. LOL es lots of laughs, montones de gracia, lo que antes era jajaja.

En esto del lenguaje o te pones a la moda o te quedas out, porque los anglicismos han llegado y se utilizan a troche y moche. Lo que no estoy tan segura es de si nos damos cuenta de que la forma de hablar es la forma de pensar y las palabras y el idioma que escoges es el que te hace explicar y explicarte el mundo. ¿ Y si está vacío te idiotiza, te entretiene o sirve de sonido para saber que no estás solo?

Estoy a favor de las modas en el lenguaje, el lenguaje oral es el que evoluciona más rápido… pero me pregunto si esta moda de palabras huecas favorece al castellano y a nuestras cabezas.

Las expresiones como las series de televisión marcan la edad y eso me gusta, habla de una sociedad viva. Pero utilizar palabras huecas … si eso, tú mismo.  @Rocío del cerro Comunicación. #Communication Friendly #lenguaje y sociedad

El poder del silencio en la comunicación

Cuando calladito también estás guapo y te haces más fuerte

 

En las clases de comunicación uno de los factores que siempre se deja fuera es el silencio. Pocos se acuerdan de darle su lugar. Sin embargo, el silencio es un elemento importante para la comunicación y la reflexión.

A la  hora de hacer presentaciones eficaces solemos estar muy pendientes de qué decir, cómo decirlo, que las palabras fluyan mucho y sin descanso para que se sepa que uno sabe y lo sabe de carrerilla y que no necesitamos ni siquiera respirar para pasar de uno a otro tema. Nada más equivocado.

Para hacer una presentación eficaz recuerdo en todas mis clases es necesario tener en cuenta el silencio. El silencio para una sonrisa, para una mirada que abarque al público, para ordenar ideas de forma sencilla, para cambiar de tema, para pedir la interacción del público, para escuchar una pregunta, pero sobre todo … para hacer una pausa que antes llamábamos dramática y que ahora llamamos inteligente.

Cuando haces una pequeña pausa no solo añades intriga sino que sumas atención. Una de las formas más educadas de pedir atención es precisamente el silencio. Al callarte la persona ocupada vuelve a ti porque se pregunta porqué paró la retahíla,  la persona que tienes enfrente sabe que algo importante vas a decir, la persona que sabe conoce que es la antesala de una síntesis, de un broche, de algo que vale la pena.

Normalmente cuando vamos a exponer nos preocupamos solo de lo que vamos a decir, y yo animo mejor a pensar que es lo que no necesito decir, y cómo voy a colocar las ideas que quiero que lleguen para que todo quede mejor. Pero además ese orden y esa secuencia necesitan espacios en blanco, respiraciones y silencios para marcar el cambio de tema o para convertir la presentación en algo  sentido, preparado con cabeza y corazón.

Dicen que cuando uno calla, otorga. Te otorgas un espacio para pensar, para recolocarte y  convencer. Hay un minuto de poder para elegir el camino a seguir ante cualquier conversación, discusión o amenaza. Hay unos segundos de silencio en el que tienes el poder de elegir cómo ser y cómo comportarte. Segundos de silencio que te harán recobrar la calma, saber qué es lo que no debes decir, hacerte poderoso. El silencio te hace ser dueño de las palabras que no dijiste y de la respiración que llega hasta abajo, te hace contar hasta tres y sustituir el pronto por el argumento más razonado.

El silencio en una conversación es lo que le dice a tu amigo que estás manteniendo una escucha activa, que no estás esperando la pausa para replicar rápidamente, sino que estás presente en el aquí y ahora, dejándole hablar, llegar hasta el final. En el debate es signo de educación, solo para los maleducados es signo de ignorancia.

El silencio largo es el que indica que una relación o una comunicación ha terminado, aplicar ese silencio es cuestión de cada uno… pero en esos casos cuanto más tiempo dura más grande se hace la brecha.

Administra los tiempos de tu silencio y utilízalos cuando hables en público y en privado. Calla la voz interna que te critica y te juzga, ponte en silencio para pensar y también para recibir los aplausos o las enhorabuenas. Estamos tan poco acostumbrados a recibir halagos que siempre hablamos para espantarlos.

A favor de una comunicación amigable, Friendly, que te haga llegar más lejos, que te haga  más cercano. @Rocío del Cerro Comunicación, el lugar para hacerte visible  #comunicacióneficaz , #presentacióneficaz , @communicationfriendly, @comunicaciónsocial

La comunicación en el ámbito profesional: las conversaciones difíciles

La opinión llamada feedback.

 

He dado varios cursos sobre como dar y recibir feedback, es decir la opinión meramente profesional. ¿ Meramente profesional, y con qué consecuencias personales y económicas para el sujeto que las recibe, y en qué condiciones la recibe, qué momento profesional y familiar está atravesando el que juzga  ? ¿ Cómo y con quién ha tomado el café con leche, cómo ha sido el trayecto, cómo han sido las notas de sus chicos?

Cuando tu comunicas con otro es todo tu contexto el que comunica, es todo cuanto te pasa, lo que deseas y o que detestas… lo que comunicas. Y de la misma manera, cuando se escucha se recuerda la parte de la conversación que mas araña en el momento en que entra por los oídos, la que más se queda clavada en el corazón o enredada entre los sesos.

Pura comunicación. El que llama para charlar tiene una vida que se lleva al despacho, el que llega para escuchar tiene una vida que desea mantener tranquila. Se trata de una de las comunicaciones más difíciles en el ámbito profesional, y son difíciles porque implican una determinada contención, propósito y respeto por parte de quien la ofrece, y una asunción, recuerdo y acción por parte de quien la escucha.

En España no estamos acostumbrados al feedback profesional y mucho menos a que de ello se deriven consecuencias económicas. Vemos en el deporte que el feedback, la corrección está presente … pero en el mundo de la empresa, no.

Vivimos en el mundo de las opiniones y ahora estas están llegando con fuerza al  ámbito profesional. Cada vez son más las empresas que evalúan continuamente , con parámetros que intentan ofrecer objetividad y desarrollo profesional, a sus equipos.

La tarea no es fácil porque ofrecer feedback es juzgar la tarea de otro, y es juzgar con nuestra visión, nuestro recorrido vital y profesional, nuestra amistad o animadversión, nuestros enredos y nuestras metas, con la certeza de que seremos  también juzgados…

Y por eso en mis cursos a los que asisten muchos mandos intermedios les pregunto: Al dar feedback

  • ¿Pensáis en los actos o pensáis en las personas que los hicieron?
  • ¿Pensáis en las metas o en el camino que queda por recorrer?
  • ¿Pensáis cómo decirlo y dais orden a vuestras ideas?
  • ¿Pensáis dónde decirlo y a qué hora?
  • Sabes que el feedback debe comenzar por lo bueno y seguir por las áreas de mejora, hasta despedirse en positivo?
  • ¿Sabes que ser positivo es rentable?
  • ¿Pensaís en el equipo de trabajo?
  • ¿Coincide con la cultura de empresa?
  • ¿Cuánta verdad y vergüenza hay en lo que decís?
  • ¿La reflexión sirve para algo o desactiva la acción?
  • ¿Desarrolláis empatía o solo simpatía?
  • ¿Os recordáis en esa situación?
  • ¿Ofrecéis soluciones a los problemas detectados?
  • ¿ Son comentarios fáciles de recordar y poner en marcha?
  • ¿Recibís feedback de vuestro feedback?
  • ¿Os acerca a la meta?
  • ¿Os acerca a los profesionales?

Además y entre otras muchas cosas les recuerdo

  • Tu inteligencia emocional es la base de la inteligencia social
  • La calidad de tu diálogo interno tiene mucho que ver con el externo
  • La opinión te desnuda y enseña a los demás cómo eres realmente
  • Tu feedback es una voz que debe servir para mejorar el clima y no solo la meta
  • Cada uno se da su propio feedback antes de recibirlo
  • Las personas son espejo y en los demás, te fijas más en lo que más logras y lo que más fallas
  • A cada uno le llega su feedback
  • No todos tus días son buenos para ser objetivo
  • Todos los feedback son una buena ocasión para realzar lo positivo
  • La comunicación provoca una respuesta; si esa no era la respuesta que querías, esa no era la calidad de la comunicación.

El feedback es una de las llamadas conversaciones difíciles en el ámbito laboral. A mi juicio es una conversación en la que se busca poner foco sobre las áreas de mejora, pero también mucha luz sobre lo que se hace bien. Es mejor cara a cara que en el papel, y solo utilizar el papel para recordar alguna idea clave. Es una comunicación, común-acción que puede influir mucho en la vida de las personas que tenemos alrededor, que se utiliza para ofrecer progresión profesional y económica, que puede llevar a alguien a la calle, a un equipo a alcanzar la meta, y a ti a ser un líder inspirador o un jefe atemorizador.

Convierte una comunicación difícil en una comunicación útil .#rociodelcerrocomunicacion, #friendlycommunication #feedbackutil #encendiendofocos