La comunicación circular, agárrate que vienen curvas

Vivimos en una sociedad multimedia con una comunicación circular. Estamos en la era de la información donde el derecho a hablar y a escuchar se ha multiplicado . Es evidente. Receptores y emisores cambian de papel continuamente, añadiendo, interrumpiendo, sumando… es la comunicación circular. Quedan todavía pequeños reductos y empresas en los que la comunicación es la de antaño, la comunicación de jefe a empleado o de boca a oreja y de uno en uno. Comunicación piramidal frente a comunicación circular.

Como Rocío del Cerro Comunicación ofrezco charlas e imparto cursos en la que los asistentes abren los ojos cuando les recuerdo que:

  • Todo cuanto pasa en una empresa está a golpe de click de ser visto en la calle. Los trabajadores, los usuarios, los clientes dan rápidamente su opinión en las redes de todo cuanto acontece. Donde hay un móvil hay una cámara, un micrófono y un altavoz. Un tweet puede desarmar una estrategia empresarial, un tweet o dos han dado al traste con una marca o la carrera de algún político. La comunicación circular tiene su cara y su cruz. En la parte positiva potencia perfiles llevando y redirigiendo tráfico hacia tu marca y lo que haces. En la negativa, puede evidenciar el postureo. Las redes han contribuido a hacer una sociedad mejor, porque la justicia de las redes hace que lo que resulta políticamente incorrecto, socialmente irresponsable… caiga penalizado. La responsabilidad social que solo es postureo penaliza a la propia empresa. La gente interviene con memes, con comentarios, utilizan el sentido del humor y la ironía para poner las cosas en su sitio.
  • La comunicación circular y multimedia supone que todo el mundo puede entrar de mil maneras en tu conversación. Como prosumidores, creando contenido; como amigos mirando y sosteniendo; como cliente emitiendo opiniones; como competencia, aprendiendo…  la comunicación circular lleva información de un lugar a otro pisando lo que ya no vale, arrojando lo inconveniente, añadiendo lo que vale la pena. Emisores y receptores cambian de papel continuamente y lo hacen escribiendo, en vídeos, en podcast.
  • Los empresarios olvidan que en la comunicación interna la comunicación ha dejado de ser piramidal, que ya ni siquiera es horizontal, sino que es circular. Olvidan que por el carácter circular de la comunicación el propio concepto de autoridad ha cambiado. Ha quedado obsoleta la figura del jefe omnipresente y tosco que daba órdenes que eran asumidas sin rechistar y sin capacidad de respuesta. Ahora vemos ejemplos de líderes empáticos que generan contenidos, ejemplos, formas y maneras de crear equipos y estar al frente de las tareas como muestra de autoridad. Lideres que suman ideas, que multiplican las relaciones   con sus equipos en las reuniones y a través de Internet olvidando la soledad del despacho y de los cuadernos de tapa azul.
  • Los emprendedores olvidan que la comunicación puede ponerse a su servicio para darse a conocer, aprender y vender más, o para dispararse tiros al pie por negligencia. Cuando vas a presentar un proyecto, el cliente ha mirado tu página web; cuando vas a vender un producto, el cliente ha mirado los comentarios que dejan los clientes, cuando te quieres posicionar miran a quien sigues y quién te sigue. La comunicación que existe sobre ti hace bola y te persigue. Es la reputación digital metida en el círculo que va de un lugar a otro. A menudo el primer contacto con el cliente es a través de las redes sin que tú lo sepas y tu primer contacto con otro es añadiendo un comentario en LinkedIn o Facebook.
  • El círculo se recicla, pero nadie parte de cero. Y la comunicación circular deja el recuerdo del lugar por dónde pasa. Tu hemeroteca está en las redes. Hasta allí salta tu currículum vitae para estar de verdad vivo.

La experiencia hace magia… si quieres mejorar tu marca personal como emprendedor o ejecutivo, dar utilidad y calidad a tu comunicación interna, eficacia y visibilidad a tu comunicación externa, consúltanos. Un equipo multidisciplinar a tu servicio. Rocío del Cerro Comunicación ( Foto realizada durante una conferencia ofrecida en Business Up System)

Para no ahogarte con la comunicación

Ponte cine de verano…

Te pasas el invierno nadando contra corriente, y a veces te falta la respiración para contar las cosas que quieres. Hay gente que literalmente se ahoga cuando tiene que comunicar… y eso no es bueno para ti ni para quien te va a escuchar, comprar la idea, seguir…

Hay muchos emprendedores y empresarios que me dicen que saben mucho de su empresa y quieren darla a conocer, pero no saben como fijar el mensaje, fluir con el, llegar al cliente, hacerse visibles…

Me cuentan que terminan tan cansados que ya no tienen tiempo ni ganas para aprender a comunicar mejor. No son conscientes de que lo que no se cuenta no existe y que lo que no se explica bien no llega al cliente.

Otros me dicen que el invierno está hecho para trabajar pero que en verano tiene que desconectarse. Compro la idea. Desconéctate para estar todo lo fresco que puedas en estos meses tan tórridos, pero sería bueno que te entretuvieras una hora poniéndote “cines de verano” que te den ideas para mejorar la comunicación de tu negocio.

Yo me he buscado una hora de bicicleta elíptica y conferencias todos los días, y la verdad es que me funciona para aprender, para mejorar, para descubrir e incluso para decir que no me gusta nada algo de lo que veo. Pero es mi hora, una hora en la que disfruto haciendo mis cosas, escuchando a gente diferente, poniéndome series, películas, escuchando audiolibros…

Podría decirte que te escucharas todas las charlas TED, utilizando las que están en inglés y subtituladas en español para aprender la pronunciación … y esa sería una gran propuesta, pero voy a hacerte alguna más…

Luis Castellanos y sus palabras que crean mundos: https://www.youtube.com/watch?v=FzSOzxiNtFQ

Elsa Punset y las conversaciones difíciles: https://www.youtube.com/watch?v=cLEt9nIQCGg

Rocío del Cerro, el aprendizaje del error: https://www.youtube.com/watch?v=u8Kd448FNCg

Piérdete por las páginas de audiolibros, déjate sorprender por autores e ideas que te llaman la atención, y que ahora que puedes “perder-invertir-ganar” tiempo, te puedes permitir.

En comunicación como en todo, lo importante es nadar de forma fluida, sin ahogarse, sabiendo que si tienes claro donde ir, y a quien llegar, todo va a ser más fácil. En mis cursos, sobre comunicación y visibilidad noto cuando la gente hace click, y se que a partir de entonces la brazada será más fácil… y que cada vez somos más los que tenemos nuestro cine de verano para aprender, nuestra isla de una hora para ver lo que nos hace disfrutar.

La comunicación de las mujeres en el mundo rural: la teoría de la W frente al despoblamiento

Estuve el otro día con las mujeres rurales, en mi cita anual con FADEMUR y me di cuenta de que son mujeres que salvan con dosis extras de valentía y de verdad la falta de conocimientos en comunicación.

Pensé: ya quisieran los políticos tener esta claridad de pensamiento y esta agilidad verbal para decir las cosas con palabras de calle y llevarlas al mismo cielo.

Cada vez defiendo más el valor de la naturalidad y la verdad frente a cualquier impostura y me doy cuenta que una comunicación para ser eficaz tiene que ser veraz y salir de la entraña.

Analizamos sus negocios, y veíamos como muchos de ellos se basan en la venta de experiencias, en la venta de tradiciones, artesanía, gastronomía y cómo lo importante ahí era tocar el corazón del cliente. No se compra queso de pueblo porque se necesite, se compra queso de pueblo, porque es de pueblo, porque te lleva a la infancia, porque es el mejor… Y entonces les recuerdas el valor de lo qué hacen y porqué lo hacen, y te clavan un anuncio mucho mejor que el del Litoral.

Me di cuenta de que tienen el storytelling que muchos ejecutivos buscan, que saben las técnicas de venta a base de buscar de mercadillo en mercadillo el jornal para comer. En materia de comunicación el mundo rural es más rico en experiencias, tienen mucho storytelling y mucho elevator pitch, saben las palabras clave, pero no tienen tiempo de perderse en discursos llenos de conceptos en inglés

Entonces me dije: no es añadir, es ordenar; no es cargarles con más trabajo, es enseñarles a hacer un uso eficaz de sus redes y concienciarles de que Internet, la venta a través de las páginas web, los vídeos… han llegado para quedarse.

Y así llegó la teoría de la W. La teoría de la w me gusta mucho porque es muy gráfica y muy fácil de recordar.

  • La comunicación verbal se hace en forma de W, se coge la atención del que escucha, y cuando ves que la atención cae, debes atraerla de nuevo hacia ti, porque la atención del cliente es caprichosa, sube y baja.
  • Hay que crear el efecto Wow, se trata de llamar la atención sobre nuestro producto, sobre nuestro establecimiento, sobre la verdad de nuestra marca personal… se trata de mostrar que lo nuestro es tan diferente, tan bueno … que quien nos conozca le de valor y no precio. Si vendes por precio, vendes por oferta y ahí no se puede competir con las grandes superficies.
  • La tercera W, es el poder de la página Web. Una página web clara, visual, amable, que ayude a localizar el negocio, a realizar el contacto, a poder hacer una compra y una reserva, a pagar rápido antes de al cliente se le pasen las ganas de realizarla. Una página puesta al día, donde inserten vídeos, donde se vea la calidad 365 días, 24 horas.
  • La cuarta W, es Wifi, para los establecimientos hoteleros, para los restaurantes, para los museos… es importante tener Wifi. Porque de ello depende que los clientes se conviertan en mensajeros, en portavoces de los negocios. Esa foto de la comida que se envía a la cuñada, esa cama de hotel que se enseña a una amiga… esa artesanía que se deja ver en todas partes… wifi, internet y redes para llegar más rápido y más lejos.

Comencé con la teoría de la W y fuimos dando pasos en la formación. Pero todas las formaciones de Rocío del Cerro Comunicación son prácticas.  Ellas hablan, y yo aprendo.

Y de ellas me quedé con algunas frases:  si no se cuida el mundo rural terminarán siendo parques temáticos desiertos. Y en este mes de la mujer se insistió: o hay mujeres con los mismos derechos y oportunidades en el campo y en las ciudades, o el despoblamiento de los pueblos será cada vez más galopante. No quieren ser heroínas sino felices… y no se lo ha dicho ningún manual, se lo ha dicho la vida.

¿Y sabéis qué? Que me encanta dar clase a gente tan proactiva, con tantas ganas de llevárselo puesto, con tantas ganas de sumar técnica y estrategia a todo lo que ya saben. Gente sabia, gente Wow. 

Comunicando con tu cerebro, para cambiar el mundo

Desde que he escrito #Reciclad@s. Porque tienes derecho a tener muchas vidas, soy cada día más consciente de que son las pequeñas piezas, los pequeños pasos… los que nos llevan a ese reciclaje del que hablo en mi libro.

Bajo la foto Cíborg o Cyborg, se esconde la metáfora de la cantidad de piezas que sustituimos a lo largo de la vida. A nadie le extraña, a mí no me extraña, tener un hermano Cyborg que vive gracias a multitud de componentes que sustituyen a su corazón cansado en la precisa tarea de darle vida. Sin embargo, cuando voy más allá y hablo de la necesidad de recambiar piezas en nuestra cabeza, la gente comienza a mirarme como una blablablá sin sentido que vivo en un mundo edulcoradamente optimista y por demás idiota.

Iré por partes. En una vida laboral y sentimental tan cambiante, los amigos, las costumbres, los sueños e incluso las derrotas cambian, y el futuro cada vez más largo exige acomodarse a nuevos cambios. Me he dado cuenta de que he tenido que cambiar el miedo a no tener una nómina fija por la creatividad para encontrarla, porque mientras que el miedo inmoviliza, la creatividad te hace osada.  He cambiado el victimismo y la pena por acción, y no le cuento a mis clientes lo mal que me lo hicieron pasar algunos porque nadie compra los servicios de un cenizo y nadie quiere trabajar con una persona amargada. He llegado a la conclusión de que tengo que sacar brillo a piezas gastadas para que me recuerden siempre determinadas cosas, sustituir otras que ya están caducadas y hacen lento el camino, hacer mías piezas que son valiosas para el viaje…

Lo bueno que tiene tu cerebro es que se deja cambiar, si tú le obligas, le comunicas el camino. No está diseñado para hacerte feliz, está diseñado para hacerte sobrevivir y para aprender.  Realmente es un ordenador muy potente acostumbrado a manejar siempre determinadas estructuras y caminos neuronales, hasta que se producen cortocircuitos o disrupciones que te obligan a cambiar. Hay hechos que te cambian la vida en un segundo y hay rutinas que te obligan a permanecer en ellas para siempre, como si te gustaran.  Cuando hablas de esto, y la gente te mira como si fueras una loca de una suerte de new age debes recordarle que ya Ramón y Cajal aseguraba que somos arquitectos de nuestro cerebro. Podemos hacer nuestro cerebro a medida, más allá del dolor y de las vicisitudes del día a día. No es fácil, eso sí.

¿Si somos capaces de adaptarnos al frio, al calor, a la pérdida de la vista, del oído … por qué no somos capaces de adaptar nuestro cerebro a las nuevas circunstancias que rodean la vida? Fíjate podemos insertar placas y válvulas en nuestro cerebro, limpiar venas, quitar tumores … y todo ello nos parece normal; pero no podemos  creer que podemos ser dueños de lo que pensamos, de lo que nos hace sentir bien o mal.

El No cambio, el inmovilismo tiene mucho que ver con una peregrina idea del confort, con la pereza, con el miedo… Dicen que tardamos 21 días en cambiar de hábito, 45 en acostumbrarnos… y me puedes decir que en una vida de 80 años de media, con miles de días por delante ¿No vale la pena cambiar en ti lo que no te gusta? Repito, fácil no es; útil, sí.

He llegado a todas estas elucubraciones a través de mis cursos de comunicación que me han ayudado tanto a conocer gente, compartir experiencias y enriquecer la mente. Muchos me dicen que no pueden aprender a comunicarse mejor, a hacer una entrevista de trabajo… porque es imposible. No era verdad, y en los cursos lo comprobaron. Era imposible porque no lo habían intentado. No podían hacer frente a nuevos retos porque el miedo más que la ineptitud les tenia secuestrados…

En las empresas sucede algo parecido. En pleno siglo XXI, siguen sin creer que estamos en la era de la información y de las comunicaciones. Algunas empresas con años se escudan en que son una empresa familiar que comenzó su abuelo… o no quieren redes porque no les interesa moverse en ese mundo, o no saben hablar con los medios porque les parece una pérdida de tiempo tener visibilidad. ¿De qué mundo hablan? Como consultora en Rocío del Cerro Comunicación mi tarea del primer día es hacerles ver la necesidad de acometer esos cambios. 

La vida es cambio, como el río de Heráclito… cambio en la ropa, en el habla, en las telecomunicaciones, en los trabajos, en el sexo, en las bebidas, en la forma de viajar, de escuchar música… es cambio….

Y de pronto vi esos juegos, esas apps que construyen o destruyen tu foto en cualquier cosa… photo lab, y me vi convertida en Cyborg y entonces pensé en la de piezas que he tenido que cambiar durante mi reciclaje… en la cantidad de piezas que he tenido que poner y en las que he tenido que cambiar de sitio. Una nueva visión de la realidad, de mi misma e incluso una nueva manera de entender y comprender la comunicación, que es mi vida.

Cambia piezas, recíclate… Comunícate con tu cerebro, y cambia los cableados que ya no te sirven… conviértete en una versión mejorada de ti mismo. Comprobarás que lo que has visto escrito por muchos autores (desde Marco Aurelio a Ghandi) en diversos tiempos es verdad: cuando te cambias a ti mismo, cambia tu realidad y el mundo en el que vives.

Si se trata de comunicación, cuenta conmigo Rocío del Cerro Comunicación

¿Alguien duda que una comunicación eficaz marca la diferencia? por lo tanto…

Para aprender, hay que practicar…

  • Las conferencias, los talleres… Son despertadores, que sirven para eso, despertarnos las ganas de seguir profundizando desde los fundamentos básicos que nos descubren, hasta tomar la decisión de avanzar. Adquirir mediante el conocimiento y sobre todo la práctica, las herramientas que nos permitan construir una comunicación eficaz.
  • Se trata de pararte, reflexionar y poner en práctica lo aprendido. Conocer tu voz, leer en alto, acostumbrarte a contarte y contar, poner en orden tu mensaje, personalizarlo…
  • Los cursos de comunicación son grandes lugares para bucear sobre la propia marca personal, las dotes de liderazgo, nuestra inteligencia emocional y social… te sorprenderá lo mucho que un buen curso de comunicación puede hacer por ti, tanto profesional como personalmente. Diría que sobre todo personalmente.
  • A hablar se aprende hablando y en los cursos de comunicación a comunicar, tienen que tener como punto central, las prácticas. La posibilidad de poder verse, de oírse, de analizar las zonas de mejora, afianzar y potenciar las capacidades, en definitiva, de progresar.
  • Qué posición tienes ante tu comunicación. Los dos extremos: el primero, soy muy tímido y esto no me lo va a solucionar, el segundo, soy muy sociable y con don de la palabra y no me hace falta.

Como ya señalé en un post sobre la timidez, los tímidos son buenos comunicadores porque son buenos observadores, solo tienen que… practicar herramientas para vencer la timidez.

Las personas muy sociables con el don de la palabra, perciben la comunicación como algo innato, pero…, a veces, se van por las ramas, les cuesta concretar el mensaje, lo difuminan, improvisan… Y sabemos que la mejor improvisación es… la preparación.

  • En esta sociedad de la información, con multitud de redes donde circulan ideas, conocimiento, relaciones personales y profesionales, la comunicación es una sobre-exposición que requiere una gestión eficaz. Si vas a comunicar hazlo de la mejor manera posible.
  • Busca profesionales de reputación contrastada que te motiven para aprender y síguelos, en Internet, en conferencias, en talleres… escoge solo, lo mejor.

En Rocío del Cerro Comunicación diseñamos cursos a la medida de las personas y organizaciones que saben la importancia de una buena comunicación, de una comunicación eficaz.

Poniendo los medios, incluidos los audiovisuales, al servicio de un entorno donde se da prioridad a la práctica y se analizan las zonas de mejoras y capacidades, para conseguir una comunicación eficaz.