Hablen en clase, por favor

Vuelta al curso escolar y a los deberes, y a las clases que son de oído más que de puesta en común. Los chicos hablan en las aulas para revolucionarse, para hacer inaudible las ideas pero no para explicarlas a su modo, para aprender nuevas palabras, para hacer amigos más allá de cuatro sonidos guturales. Den al lenguaje el sitio que merece.

Si me preguntan que le pido a este curso escolar les diría:

  • Den a la comunicación el lugar que se merece. Olvidar que somos seres sociales es olvidar que preparamos a las personas para vivir en comunidad. Restar importancia a las palabras es menospreciar la importancia del diálogo interno con el que nos ayudamos a vivir y sobrevivir. Hacer que los niños solo oigan y no hablen les hacen sujetos más manipulables, menos capaces de establecer redes, menos conscientes de su potencial y de la realidad.
  • Que enseñen a los niños a poner en palabras sus pensamientos, y resumir las ideas que dijeron otros y debatir acerca de ello. Solo cuando sabes expresarlo, lo has entendido. No son 30 chicos leyendo el mismo libro, son 30 cabezas explicando lo que sacaron de ese libro.
  • Que les indiquen cómo dirigirse a cada persona según la edad, el tema, la situación.
  • Que les animen a poner palabras a los sentimientos y no sentimientos a la mala educación.
  • Que les digan que se atrevan a preguntar antes de quedarse con la duda, el odio ante una asignatura o el suspenso en una evaluación.
  • Que los chicos aprendan a debatir para lograr tener pandillas, gobiernos, empresas, familias sanas.
  • Que los jóvenes describan sus sueños con palabras porque todas las grandes empresas comenzaron con dos frases que uno recuerda.
  • Que todos se atrevan a discrepar, a defender al más débil, a cambiar de opinión, a decir sí y no.
  • Que cuando puedan se examinen de forma oral para que aprendan a poner las ideas en orden, a razonar y a tener un vocabulario rico y extenso.
  • Que hablen y entiendan que la realidad va más allá de los cuatro gritos y las cuatro expresiones de moda.
  • Las palabras son importantes, porque lo que no tiene nombre no existe. Las personas, las cosas, las ideas… llegan a tu vida cuando tienes palabras para referirte a ellas. Y si conoces poco, vives poco.
  • Que aprendan porque hay palabras que esclavizan, que matan, que curan, que te ayudan a llegar lejos o caer en desgracia y hay que conocerlas…
  • Que hablen porque estamos yendo hacia una sociedad en la que se aprenden idiomas y se practica el silencio, la autocensura, y la falta de debate.
  • Que hablen porque uno piensa mejor cuando habla en alto y coloca las ideas
  • Somos lo que nos decimos, la forma en la que nos explicamos nuestro mundo y la forma en la que describimos a los demás. Hay que enseñar a los niños y los jóvenes a darse ánimos, a recolocarse, a llamar las cosas que les pasan por su nombre.
  • Somos el recuerdo que dejamos en forma de palabras.
  • Hay palabras que son contratos, acuerdos, perdones o vuelta a empezar.
  • Enseñar a hablar es enseñar a vivir más, hacia dentro y hacia fuera.

La capacidad de elegir, resumir, explicar, ordenar, calmar la mente, llegar a cuerdos o aprender más rápidamente tiene que ver con el lenguaje. Hablar en público es una de las asignaturas pendientes de la universidad y comienza a ser ya eje en la enseñanza escolar… hay veces que me dicen que solo han hecho en su vida una presentación, y fue en clase de literatura… 15 minutos y saben que tienen miedo a exponer y exponerse. 15 minutos solo…

Hay que extender esos minutos porque la comunicación es esa habilidad blanda que les hará fuertes, que les hará estar mejor preparados para el mundo laboral y para manejarse en el día a día.

eMails en verano, el enganche al estrés

Decían ojos que no ven, corazón que no siente… pero ahora ves y sientes todo el rato gracias a la red, a los emails… a toda la infoxicación que trae tu móvil… hay fotos en los grupos de WhatsApp que elevan a más de 300 los mensajes que no lees en una mañana de chiringuito, que te entretiene la siesta pero que también trae mucho mensaje que responder.

Yo no me he ido de vacaciones pero advierto que la gente está de asueto a tiempo parcial, con un ojo en el mar y el otro en la pantalla, con la cabeza en la paella y otro en el requerimiento del jefe, del cliente o del proveedor.

Sabemos que hay muy pocas cosas urgentes, sabemos que es de mala educación interrumpir, sabemos que hay sentencias que hablan del derecho a la desconexión… pero escucho: me llevo el móvil por si acaso, todos los días le doy una vuelta al correo, me preparo…

Comienzo a darme cuenta de que no hay otra forma de salir adelante… hay que vivir con el terminal en la mano, pero quizá aprendamos a ponernos horarios de visita en la red. Quizá podamos dosificar miradas, respuestas, estrés y vacaciones…

No sé quien fue quien dijo que cuando te gusta tu trabajo no vuelves a trabajar… es una chorrada… cuando te gusta tu trabajo… trabajas, te implicas, mejoras y no paras… Cuando te gusta tu trabajo, trabajas… y cuando estás de vacaciones… trabajas… lo que ocurre es que quizá podamos ponerle algún tipo de puerta al campo y permitir que los clientes y los jefes estén con nosotros solo unos minutos, no compartiendo mesa y mantel en el chiringuito.

Dice el anuncio, no me envíes más postales … y nadie envía postales. Pero la gente manda emails, mensajes y WhatsApp pidiendo información…

Quizá haya que empezar a decir, no me envíes más emails y si son tan urgentes como para interrumpir mi descanso que sea de 11 a 12 justo antes del aperitivo.

Ya hay quien empieza a poner horarios, no de recepción claro, pero si de respuesta a los emails… incluso en invierno. Personas eficaces que entienden que no quieren tener el foco en mil sitios.

No me envíes más emails de trabajo, piénsalo tres veces antes de hacerlo.

El  tiempo de descanso trae conocimiento, trae ideas, innovación, desarrollo, trae desaprender para llenar la cabeza de nuevos aprendizajes, para disfrutar con lo conseguido, para seguir soñando…

Mándame mensajes o WhatsApp al móvil que me hagan el verano más largo, más barato, más divertido: ideas para hacer cosas, ofertas de casas rurales donde he estado, restaurantes … Mándamelo desde lugares donde haya dicho sí, donde te haya dado permiso para que estés en el terminal, debajo de la sombrilla.

Si te preguntas, te respondes

Preguntar y pensar todo es empezar

 

Hay preguntas que tienen gato encerrado. Cuando estés  inmovilizado ante una idea, pregúntate diversas cosas sobre ella. El cerebro está acostumbrado a responder, no sabe callarse… cuando no sabe qué decir bucea, busca y te cuenta… suelta al gato.

Pregúntate y aprovecha las respuestas.

El momento en el que más aprendemos es el de la niñez en el que no paramos de hacer preguntas, buscar soluciones … sin reparos, sin vergüenza, casi como una necesidad.

Estamos acostumbrados a buscar soluciones en las redes, pero no a hacernos preguntas que nos lleven más allá de Google. Sé que me entiendes.

El verano es un buen momento para hacerse preguntas, ya ves que septiembre está lleno de decisiones: es el mes en que más gente da vuelto al mundo laboral, que decide emprender cosas, que se separa…

Gente que parecía indolente bajo la sombrilla o sonriente en el chiringuito o siguiendo el ritmo de la música  con los dedos mientras consulta su móvil…

Gente que realmente está trabajando en lo suyo, uniendo ocio y negocio, uniendo sueños y realidades, buscando salidas, encontrando respuestas.

Normalmente utilizamos el lenguaje interno para ponernos a parir, para machacarnos en el error, pero no para que nos diga donde esta la puerta de salida, la idea brillante, la solución adecuada….

En el día a día nos hacemos pocas preguntas, tenemos los pensamientos programados, las tareas prefijadas, los trayectos controlados, los sueños apagados, el lenguaje interno en modo saboteador. Hablamos por el móvil para no pensar, miramos mil veces los mensajes para no meditar, nos negamos el derecho a la pregunta y la reflexión…

Atrévete a preguntarte cosas:

·       ¿Estoy contento con la vida que llevo?

·       ¿Qué otra cosa podría hacer?

·       ¿Compraría algo o haría alianzas con alguien como yo?

·       ¿Tengo claro qué vendo y cuál es la diferencia de la diferencia que vendo?

·       ¿Qué me sobra y que me falta?

·       ¿Cómo van mis redes y mi web, me da pereza mirarlas hasta a mi mismo?

·       ¿Qué quiere de verdad la gente y qué le ofrezco?

·       ¿Sirvo para emprender?

·       ¿Qué le aconsejaría a alguien como yo?

·       ¿Las cuentas salen o no salen?

·       ¿Cómo me hablo, me quiero?

·       ¿Qué me hace perder los nervios?

·       ¿Cuál es mi cliente ideal?

·       ¿Cómo puedo afrontar esa conversación difícil?

·       ¿Cómo hablo con los míos?

·       ¿Me gusta mi marca personal y corporativa?

Hay miles de preguntas que buscan soluciones y que puedes hacerte con la sonrisa puesta, la cerveza en la mano y la vista puesta en el árbol o en el mar.

No te engañes ni en verano tu cabeza permanece en silencio. tu cabeza, rumia… enséñala a ordenar y pensar a base de preguntas… eso lo hacían en Grecia,

Una buena comunicación comienza en el lenguaje interno, una buena empresa comienza en una idea, una buena solución es la respuesta a una pregunta.

Hazte preguntas necesarias, preguntas abiertas, directas, preguntas incómodas, preguntas sobre todos los temas que sabes que no funcionan, esas que te dan vergüenza, que te dan pereza, o que te dan la risa… Las respuestas te alumbrarán puntos ciegos, pondrán foco sobre aspectos olvidados o dejados, te ayudarán a hablar contigo mismo, a preparar charlas difíciles, a tener más claro lo que haces, cómo explicarlo, cómo mejorarlo. Te harán pensar, reírte de ti mismo, y preparar mejor la vuelta a la rutina.

La gente cree que la comunicación es una habilidad blanda y olvida que las habilidades blandas nos hacen fuertes. La comunicación te ayuda a conocerte, explicarte, poner el foco sobre ti  y sobre puntos de vista que la pereza no te deja ver.

Decía Tagore, que hacer preguntas es prueba de que se piensa… Sócrates estableció el aprendizaje mediante el debate… Pregúntate cosas … déjate sorprender por tu cabeza. Y luego si vale la pena, escríbelo, míralo, compruébalo, hazlo.

#Comunicacionfriendly, #communicationfriendly, #preguntasparavivir

Visibilidad contradictoria

La era de la visibilidad contradictoria

Lo que no nombras, no existe. Lo que nombras en vano, desaparece.

Comunicación y visibilidad  una pareja que baila unida, pero que no siempre se entiende.  Puedes empeñarte en hacerte visible, pero si no lo comunicas bien, no existes. Puedes comunicar mucho y mal y hacer que la gente huya de tu negocio o no apueste por el.  Las redes están llenas de mensajes, leemos muchos reclamos y vemos muchos vídeos, pero no todo eso es visibilidad que valga la pena. No todo eso es visibilidad útil y eficaz. No todo es visibilidad que lleve a la acción. Hay visibilidad que lleva al hastío y al olvido.

Visibilidad necesaria. Ponme nombre y comenzarás a saber quién soy.  Pon nombre a una empresa y comenzarás por saber cómo buscarla. Haz visible un tema, y comenzarás a encontrarle expertos, una solución, un foro de discusión.

Solo cuando algo existe comienza a tener más repercusión. De ahí la importancia de meter o visibilizar determinados temas en la agenda política, científica, personal.

Cuando un tema se pone de moda, ese tema entra en la agenda y se busca solución o se critica hasta la extenuación.

Los abuelos pidiendo en la calle su pensión han hecho que el tema de las pensiones sea ya ineludible en las agendas políticas, los famosos que han hecho visibles ciertas enfermedades han hecho que esas enfermedades encuentren padrinos que ponen dinero para investigar, los homosexuales que han salido del armario han quitado muchos candados al encierro de otros muchos.

El maltrato ha saltado a la palestra desde que salió de casa para agitar conciencias, mover leyes y extender abrazos donde antes había solo silencio. La batalla contra el maltrato ha pasado a ser asunto de todos porque algunas valientes lo hicieron visible.

Las grandes empresas lo son porque aprender a hacerse visibles, a formar parte de la vida cotidiana. Las frases de sus anuncios están en las charlas de bar y sus marcas forman parte del uniforme de una tribu urbana o de otra. Son visibles y fáciles de encontrar, de alcanzar, de consumir. Se hacen visibles y luego se hacen necesarias.

Visibilidad nula. Solo una buena visibilidad puede servirte para mejorar tu carrera profesional, poner en marcha una iniciativa, comenzar la defensa de unas ideas…

Visibilidad como opción frente al silencio de otros muchos, que ni desean ni necesitan hacerse visibles. Dicen que solo los ricos muy ricos, los que antes vendieron y ya no necesitan hacerlo, los que tienen el ego curado de espanto… pueden volver a la invisibilidad. Solo los que no necesitan estar en el mundo pueden olvidarse de redes, de la visibilidad constante, del postureo impaciente… Corre el rumor de que hay millonarios que tienen gabinetes de prensa para poder ser invisibles, para no conceder entrevistas, para que nada sala de ellos. Hay gente que se dedica a volver invisibles a otros en las redes, anulando su pasado, borrando huellas que ya no vienen al caso.

Visibilidad infoxicada. Hay por fin una visibilidad doliente. Terrible porque supone desgaste, supone sufrimiento, supone que no termina de removernos. La visibilidad de temas que son tratados de forma recurrente, como serpientes de verano y Navidad, que provocan espanto y respingo, pero no llevan a la acción. En su escala más alta, en su versión más atroz es la visibilidad de los campos de refugiados, de los niños hambrientos que entran en nuestras teles y salen a golpe de zaping. Son temas que no han logrado la visibilidad necesaria, la que exige entrar de forma real en las agendas de los asuntos importantes y prioritarios de los estados y de las personas … aparecen todos los días y desaparecen sin que haya un movimiento real que desee poner solución a todo ello. La visibilidad infoxicada es también la que en otro plano y en otra escala viven cientos de emprendedores empeñados en aparecer en una realidad que les deja de lado porque no son necesarios, ni entendidos ni escogidos.

Doy muchos cursos y conferencias sobre visibilidad y a menudo me pregunto si la gente es consciente de que la visibilidad es uno de los asuntos más complejos y apasionantes en esta sociedad  super-expuesta, de comunicaciones rápidas y atención escasa. Cuando doy clase de visibilidad a empresarios y emprendedores, les pido que se miren a sí mismos, que se expliquen lo que quieren mostrar y cómo. Si ellos estuviesen atentos a ese reclamo. Y me encuentro que hay una necesidad de hacerse visible para emprender, para mantener un negocio… quieren tener paginas web, y blog, y canales de YouTube… y redes…quieren llegar a los medios… pero hay poco tiempo en pensar. se les va la intención en puntos suspensivos. Para que la visibilidad entre en la agenda de otras personas, para que nuestra realidad sea una realidad compartida la visibilidad tiene que ser estudiada, tener estrategia, tener compromiso de continuidad y saber muy bien a quien, por qué y para qué esta destinada.

El primer punto para tener una buena visibilidad es que puedas explicarte a ti mismo lo que haces y porqué crees que otro debe verte, oírte, escogerte. Qué sepas quien está al otro lado de tu mensaje.

Me encuentro con una visibilidad invisible. No se han parado a estructurar su mensaje ni dónde está su público.  Si no sabes expresarlo, no existe. Enciende el foco sobre ti mismo.  Rocío del Cerro Comunicación.

Crear y Comunicar

La Comunicación es la habilidad, la fortaleza y la necesidad de cualquier actividad del siglo XXI. Para buscar un trabajo, para crearlo, para darte a conocer… cualquier profesión debe llevar el apellido de Comunicando.

Dicen que el conocimiento caduca pero que la habilidad de comunicar es algo que se va expandiendo día a día. Los negocios son el resultados de las conversaciones que tenemos, las presentaciones que realizamos y el recuerdo que dejamos en los demás.

Dentro y fuera de la empresa, como trabajador y como empresario/emprendedor… la realidad te obliga a comunicar más y mejor.

En mi libro Encendiendo focos hablaba de cómo – en la actualidad – comunicar como una gran empresa es más fácil, pero también más urgente y necesario. Es un manual de herramientas para que puedas ofrecer una comunicación de calidad en las redes, en el mundo audiovisual, en la prensa…

Las empresas quieren embajadores que actúen como portavoces a través de sus redes, las corporaciones quieren explicar su compromiso con la sociedad a través de grandes eventos, los creadores quieren sus propios programas de radio y de televisión, los escritores quieren maquetar sus propios libros, la gente de la España vacía necesita las carreteras de Internet para mostrar productos en Sitos Web… quien más y quien menos tiene que aprender a contar su propia historia y hablar consigo mismo.

Sabemos que tus necesidades de comunicación abarcan desde un Blog, una Sitio Web un e-Commerce, un canal de YouTube o corregir y maquetar un libro.

Llevamos siete años trabajando codo con codo con empresas grandes y pequeñas, con corporaciones que han necesitado grandes eventos, con emprendedores de grandes ideas que ha habido que aterrizar a papel o a imagen, con artesanos del mundo rural que han decidido llegar más lejos.

Marca, liderazgo, venta, compromiso social, reputación, trabajo en equipo, inclusión y diversidad son palabras unidas a la Comunicación Integral. Comunicación para que te vean, para que te escuchen, para que te sigan.  Ven y cuéntanos, nosotros te ayudamos a comunicar tus ideas, dar a conocer tu empresa, realizar tus videos o diseñar los capítulos de tu formación y enseñarte a estar delante de la cámara para hacer tu curso on line.

Atrévete a dar el paso, de la mano de profesionales que ya lo han hecho, que hablan tu idioma, que conocen las resistencias y tu enorme manojo de ideas… acostumbrados a trabajar en todos los escenarios posibles y con todas las herramientas del marketing, la prensa, la radio y la televisión.

Rocío del Cerro Comunicación trabaja con iPlay12 como plataforma tecnológica para hacer realidad un mundo de Comunicación 360º. Una plataforma que se ha convertido en polivalente y multidisciplinar para abarcar todo tipo de proyectos que necesiten de una buena dosis de empuje, diseño y claridad. Comunicación efectiva y eficaz.  Un mundo de experiencia al servicio de tu proyecto.

La comunicación: una asignatura pendiente.

Estamos tan acostumbrados a hablar que se nos olvida lo importante que es la comunicación en nuestra vida.

Los políticos solo reciben cursos de comunicación cuando tienen que ponerse delante del hemiciclo o de sus votantes y tienen tan poca práctica que no dominan los tiempos, hablan para gente a la que desconocen, sobre temas que no están en el día a día de quienes les votan y utilizan palabras que muchos no comprenden.

 En las universidades se está abriendo camino las asignaturas sobre habilidades sociales y comunicación porque se han dado cuenta de que salen a la calle magníficos profesionales que no saben contar quiénes son y a qué se dedican.En las escuelas de negocio la comunicación comienza a ser el pilar fundamental sobre el que se desarrollan las asignaturas de liderazgo, trabajo en equipo, negociación… No hay otra somos seres sociales

En los colegios poco a poco se da cancha a todo lo que tiene que ver con la comunicación y cada vez se realizan más presentaciones y más debates en los que los críos cogen soltura para aprender a hablar, a estar, a situarse en público.

Pero los que están ganando la carrera en este interés por la comunicación son los emprendedores. Ellos saben que de su capacidad para explicarse y para llegar depende la visibilidad de su negocio, la capacidad de vender, de hacer contratos. Con-tratos, lo dice la palabra, la unión de unos y otros por medio de la comunicación. Los emprendedores han comprendido que somos el resultado de las conversaciones que tenemos y del recuerdo que dejamos en los demás

Llevo muchos años dedicándome a ofrecer cursos de comunicación, y aquí os traigo el zumo exprimido de estos años. Es un kit de herramientas en el que repaso muchos aspectos de la comunicación para emprender: cómo llegar al cliente, cómo llegar a los medios, en qué redes hay que estar, cómo comenzar sin despacho, cómo escribir un blog, un libro, grabar un vídeo… Te animo a que abras el telón, que te pongas en marca “Encendiendo focos. El Kit pasico para emprender” #comunicación y visibilidad. Rocío del Cerro Comunicación