Comunicar con los medios, una asignatura pendiente

Comunicar con los medios, una asignatura pendiente

Mucha gente me llama, me cuenta que quiere ponerse en contacto con los medios de comunicación y estos no le hacen ni caso. Los medios son proclives a prestar atención a empresarios y emprendedores. Charlo con ellos y entonces me doy cuenta de lo que pasa. Hay dos principios y una realidad que en seguida saco a colación. Lo llevo certificando durante estos años como Rocio del Cerro Comunicación, con varias campañas muy satisfactorias a mis espaldas de las que he aprendido muchísimo, en las que he aprendido a ver el periodismo desde fuera y en las que he añadido mi experiencia como profesional con 25 años dentro de un medio de comunicación.

El primer principio es una versión libre de la gran frase que Theodore Sorensen, encargado de discursos y frases que han hecho furor. Escribió para John F. Kennedy : No pienses en lo que tu país puede hacer por ti, sino en lo que tú puedes hacer por tu país. Bien pues la versión libre dice no pienses en lo que los medios pueden hacer por ti, piensa en lo que tú puedes hacer por ellos, qué es lo que les interesa…

Hay muchos emprendedores y empresarios empeñados en vender su burra en el lugar y tiempo equivocado. Me dicen que su tema es bueno, y lo es, pero no para el medio en que sueñan ni en el momento en el que quieren.

Si quieres venderle a un medio tu idea, analiza primero el extenso mapa de medios. Mira a qué medios podrían interesarle, qué momento podría ser el más idóneo: fin de semana, verano, Navidades… Si es un tema de ocio, quizá sea conveniente “venderlo “para fin de semana, si es un tema social para los programas de radio en tarde… si es muy visual para los programas magazine de la televisión. Tengo clientes que quieren salir en la tele pero no saben que programas hay, ni quien los lleva… pero quieren salir porque su producto es bueno. Bien pues esto no funciona así. Si quieres llegar a los medios hay que conocerlos, hay que saber qué les interesa en cada momento, hay que comprender que hay contextos, sucesos y tendencias que pueden dar al traste con nuestro deseo de salir en la prensa … hay que saber cómo funcionan por dentro. Todo lo demás es una falta de conocimiento, un deseo de desaprovechar oportunidades y una falta de respeto por el trabajo periodístico. Sinceramente ¿usted aceptaría en su empresa a alguien que entrara como un elefante en una cacharrería, exigiendo su atención y la utilización de sus equipos? Noooo. Pues así pretenden algunos emprendedores entrar en los medios, como un elefante en una cacharrería, intentando vender temas locales en formatos nacionales, intentando atraer la atención sin saber los nombres y direcciones de los periodistas concretos, mandando notas de prensa enormes, tediosas e infumables. Igual que tienes una base de datos de clientes, hazte no una base, pero si una agenda de periodistas e influencers, un documento que te valga para saber a dónde quieres llegar, estudia lo que hacen los periódicos en sus suplementos… en sus blogs. Y entonces, ponte en contacto. 

Esto tiene mucho que ver con la ya archiconocida ley de platino de la comunicación. No trates a los demás como te gusta que te traten a ti, trata a los demás como les gustaría ser tratados.  Adáptate. Conoce el medio, entérate de que es lo que le hace falta, que les interesa, cual es el contexto en el que puedes vender tu empresa. Ofréceles titulares por donde ellos puedan ver el interés de lo que ofreces, dales fotos… una buena página web donde puedan consultar tu actividad , pero antes …. entérate bien de lo que te convertiría en alguien amigable y fácil para tener como amigo. Si llamas a un periódico y se interesan por tu información, dales las fotos, mándales el libro, una nueva nota de prensa que se adapte a ellos. Puedes vender la misma noticia desde muy diversos ángulos, ponte sus gafas.  Recuerda que el tiempo en el mundo de la información es instantáneo, lo que hoy puede tener hueco mañana no lo tiene. El mundo de la información transcurre en minutos, mientras que el de las grandes organizaciones transcurre en horas. Hay una disparidad en la concepción del tiempo que da al traste muchas veces con las apariciones en prensa de grandes y pesadas empresas.

Por último, siéntate contigo mismo, y mira la manera en la que los medios no te perciban como publicidad pura. Si no eres noticia, si eres un folleto andante…. Te mandarán a sus departamentos de publicidad. La gente se enfada, no te enfundes, viven de ellos. Viven de la publicidad, también. Esa es la realidad.

En Rocío del Cerro Comunicación lo primero que hago es realizar una consultoría, y ver si de verdad tu producto es vendible o no. Analizo si hay que dar una vuelta a la forma en que quieres hacerlo, miro si hay que modificar el objetivo e incluso a veces aconsejo desistir de ello hasta mejor ocasión.

La comunicación se hace entre personas, de empatía a empatía, de necesidad a necesidad… tú quieres vender y ellos tienen un espacio, tú tienes algo que contar y ellos cientos de personas que les cuentan historias. El secreto es darles lo que necesitan, tal y como lo necesitan. Todo lo demás es incomunicar. Tu tampoco admitirías elefantes en tu negocio. Si es un zoo, si.  Pero tú y yo nos entendemos.