2018… Ven y cuéntalo

No lo dudes. El mejor propósito empresarial para 2018 es contarlo. Contarlo para buscar clientes, contarlo para encontrar socios, proveedores, talento…brillar para llegar donde quieras llegar.

En Rocío del Cerro Comunicación comenzamos el año con más ganas de escucharte que nunca. Nos ponemos en tu piel, nos acercamos a tus ideas, comprendemos tu negocio y ponemos en marcha todas las herramientas necesarias para te oigan, para que te escuchen, para que te escojan.

Rocío del Cerro Comunicación es un grupo multidisciplinar de gente que llevamos muchos años en esto y qué sabemos orientar y mejorar la visibilidad de tu negocio, mejorar la marca personal, aumentar tus resultados. Somos Rocío del Cerro Comunicación y compañía.

Mira nuestro portfolio, nuestros casos de éxito y nuestro compromiso por hacer de cada cliente y de cada historia un trabajo único.

A tu lado, junto a tu empresa…  en trabajos para  incrementar tu  visibilidad, formación para comunicar eficazmente y llegar a miles de personas, o para hacer que en tu RSC, las buenas noticias sean noticias que interesan  a millones de personas. No es magia, es trabajo…

Conoce el mundo de Rocío del Cerro Comunicación. Ven y cuéntalo

Embajadores de marca… de trabajadores a fans de la empresa

Hace unos años, pocos, recuerdo que entré en un despacho y me dijeron… “no te pago por pensar, te pago por hacer lo que yo digo…” Quizá me dejaría llevar por el ego si dijera que mi idea era fantástica, pero era fan, era una idea destinada a hacer mejor algo, según mi saber y entender…

Quizá las empresas y los empresarios no tienen tiempo para atender todas las ideas que se les ocurre a los trabajadores, o quizá si… si piensan que el trabajo colaborativo suele dar grandes frutos.

Piense un momento, si cuatro ojos ven más que dos, cuánto más verán los de un grupo de trabajadores. Vuelva a pensar, si usted hace publicidad en redes, cuánto mejoraría la viralidad de sus mensajes y su marca corporativa si sus trabajadores también estuvieran interesados en clickear lo que su social media pone…

Hagamos un intento más, imagine que las cosas no van bien, quizá sería de agradecer que los propios trabajadores se implicaran en aumentar las ventas de la empresa, hablando bien de ella, hablando de los productos….

Hay trabajadores que van de ocho a tres y otros que van de nueve a nueve … y a pesar de vivir de…, en…, entre…, para…, por…, según…, su empresa, con horarios muy claros o con horarios de esos que se dicen “de siempre a siempre” son currantes de una empresa a la que no quieren.

Nadie obliga a querer a su empresa, nadie y menos en un mundo como el actual plagado de ERES, despidos en viernes o contratos de días y horas. Nadie obliga, pero lo que si es cierto es que las empresas que consiguen crear fans, trabajan mejor, tienen mayores beneficios, mayor visibilidad, una marca corporativa más consolidada y unas marcas personales, las de sus trabajadores, más capaces de brillar con luz propia y de revertir mayores ganancias, relaciones y creatividad a la propia empresa.

El concepto de trabajador como embajador de marca es cada vez más importante, toda vez que el siglo XXI es el de la sociedad de la información, la sociedad en red y los trabajadores tienen también sus propias redes sociales. Si hace unos años las relaciones con la empresa se dilucidaban sobre todo en las grandes asambleas de trabajadores, hoy las voces de los trabajadores se ven en Internet.

Un buen embajador de marca es aquel que está contento de trabajar en la empresa y lo dice, es aquel que coincide con la misión y los valores de la empresa para la que trabaja y lo muestra, es aquel que se siente a gusto y lo resalta, es la empresa que sabe respetar y sacar brillo al talento de sus trabajadores y lo destaca.

Recuerde que un embajador es un representante de un país en otro, un embajador de marca es un portavoz de su empresa en el exterior. Y puede ejercer su embajada de muchas maneras, en las redes, en las conversaciones con los amigos o como portavoz de su empresa en certámenes o en los medios de comunicación. Pero además los embajadores contaban en sus países lo que veían en el extranjero, eran grandes networkers y sabían establecer alianzas para que los intereses de sus países de origen fueran respetados. Como embajadores de marca, los grandes profesionales pueden ponerle en contacto con perfiles de vanguardia, perfiles únicos, empresas con las que establecer alianzas.

Últimamente  también  están  destacando con fuerza la personalidad y la fuerza de los embajadores de marca en las iniciativas de responsabilidad social corporativa. Desde Rocío del Cerro Comunicación trabajo con grandes empresas en iniciativas sociales destinadas a mostrar sus valores.

Bien, pues cuando son los trabajadores mismos los que hablan de su empresa, la credibilidad y la presencia de éstas en los medios crece. Ilunion Hotels tiene por ejemplo muchos embajadores de marca, trabajadores que participan en diversos eventos deportivos como #somosheroes y que hacen que la sociedad vea reflejado en ellos los valores que propugna la propia empresa: el éxito de las capacidades diferentes, la fuerza del trabajo en equipo… Bien pues cada trabajador que ha participado es un embajador de la marca Ilunion Hotels.  Míralo, en el vídeo donde se recoge la aventura de los trabajadores de Ilunion Hotels haciendo el camino de Santiago en bicicleta. Llevan el logo, hablan de su empresa, unen los valores de la misma a los valores del deporte, presentan una imagen positiva, alegre, llena de vida. https://youtu.be/FMT8i649W2A

Convertir a los trabajadores de su empresa en embajadores de marca, habla de inteligencia, de respeto y de ganas de sumar fuerzas. El liderazgo desde la cúspide, caracterizado por el ordeno y mando… ya no tiene cabida. El mundo de la empresa necesita un liderazgo más transversal, con multitud de portavoces haciendo más grande el mensaje y más viral la presencia. Ya no hay una tele hay muchas y hay muchos canales multimedia, influencers, blogs… De hecho, hay empresas que están comenzando a dar clases y argumentarios a sus trabajadores para que puedan hablar de determinados aspectos de la empresa. Los hay que simplemente alientan a los suyos a hacer piña entorno a la empresa. Por fin existe el convencimiento de que el fin de la empresa es vender, sí; pero también retener el talento… y eso lo hace mejor un trabajador que piensa, que otro al que se le paga por no pensar.  

“No te pago por pensar”, esta frase no solo era una bofetada de mala educación, sino que eran ganas de tirar por la borda puntos de vista que podrían tenerse en cuenta…, incluso para desecharlos.

Ahora que el mundo de la empresa ha cambiado tanto, que a veces no hay lugares físicos de trabajo, ni compromiso para toda la vida, sino solo proyectos; los curritos son también embajadores de los productos, de la forma de trabajar de la empresa, de lo que hay dentro de ella. Ahora que la publicidad de las teles puede eludirse a golpe de mando, tener un embajador de marca, es importante. Lo mire por donde lo mire.

¡Hola Septiembre! Diez pasos para comunicar mejor

Después de un mes de vacaciones. Bueno, después de unos días de vacaciones. Vale, después de una escapada de vacaciones y unos meses en los que realmente has tenido más tiempo para pensar, has llegado a la misma conclusión que yo, tienes que echarle más ganas al departamento de comunicación de tu empresa. Un departamento os digo siempre, que puede estar formado por muchas personas o por ti mismo, que puede tener mucho o poco presupuesto, pero que tiene que tener siempre pasión, conocimiento y creatividad.

Bien después de estos días de más o menos paz, ya te has dado cuenta qué es lo que funciona y no funciona en tu empresa. Desde Rocío del Cerro Comunicación voy a repasarlo contigo.

  1.  Si eres emprendedor o empresario, repasa tu imagen corporativa, qué vendes y cómo lo vendes. Cuál es tu valor. Analiza cuáles son tus puntos fuertes e incide en ellos y cuáles son los que más vale la pena olvidar. Si necesitas ayuda, pregunta, compara y si puedes, buscar un asesor.
  2.  La página web, la dejaste tirada en junio porque estabas cansado y porque en verano total…. Vale, pues subsana el error. El verano es la gran fecha para remodelar, rehacer, tirar, poner nueva página web con todos los nuevos proyectos y líneas de negocio que tendrás en el próximo curso escolar. ¡¡¡¡ Hazla ahora, ahora!!! Quita las fotos anticuadas, hazla más eficaz, más fácil, más intuitiva, que se pueda visionar desde el teléfono o la Tablet.
  3.  Vuelve a mirar tu marca personal, si, si, tu marca personal. Qué vendes, cómo lo vendes, cómo lo explicas, cómo te vistes, cómo gesticulas, con qué presentación, con qué tarjetas, en qué te diferencias, vender por valor o por precio…. ¿Sabes por qué las tiendas cambian de escaparate? Claro que lo sabes. Porque si están antiguas, de la temporada pasada, y llenos de porquería, no venden. ¿Tú cómo estás? ¿Estás dejado? Necesitas vídeos, fotos, mensajes contundentes, frases … formación, retos nuevos.
  4.  La comunicación de tu empresa depende de ti. Guarda tiempo para analizarla, para crear, para mantener contacto con la gente, para leer. Este año deja atrás la frase de que como trabajas tanto no puedes quedar con nadie, ni ver la tele, ni leer un libro, ni ir a una exposición ni a un teatro. El mundo se mueve deprisa, no te llenes de caspa, no dejes que tu negocio se quede metido contigo en tu cueva sin ventilación y sin ventanas al exterior. Para explicar, vender, mostrar… hay que saber por dónde se mueve el mundo, qué claves utiliza, qué cosas nuevas puedes aportar. Aprende a ser una esponja para aprender de los que más saben. Muévete por las calles más creativas de la ciudad, fíjate en cómo viste, habla y se mueve la gente que podría ser tu posible cliente. Conócelo.
  5.  Limpia tus redes profesionales de todas las fotos de verano que no son exactamente las fotos que te van a ayudar a proyectarte mejor, vender más, dar a conocer tus ideas. Todos tenemos fotos muy personales y familiares… que no tienen porqué aparecer en nuestras redes profesionales. Pon tus mejores fotos, no cualquier foto. Pon tus comentarios, pero no solo esos sobre la expulsión de no sé quién en un partido de futbol, o de no sé cuántos en una determinada situación que el resto del mundo desconoce.
  6.  Hazte Knowmad. Quizá no tienes tiempo ni dinero para un gran curso, pero si para hacerte una educación a tu medida, de forma gratuita, en internet. Ponte charlas y películas. Mira que hace la competencia. Hazte fan de TED, aprende a hacer mil cosas. Reciclados, no es solo el título de mi libro, es una forma de vida que puedes seguir. Hay veces en que te reciclas o mueres de aburrimiento, de asco, de pena….
  7.  La comunicación es como su nombre indica una unión entre dos partes, una puesta en común. Atrévete a interactuar con tus clientes y socios de una forma diferente a través de las redes. Ponte más en su lugar y adapta tu mensaje, tus ofertas, tus productos y tus ideas a sus necesidades, su forma de hablar, su forma de ser… déjate de anglicismos, latinajos y expresiones que puedan alejarte de un comprador, y utiliza todos ellos para acercarte a un socio o un director de proyectos. Adáptate, como los bichos, para que tu negocio sobreviva. Si hay que enseñar el negocio, foto; si hay que acercarlo, video; si hay que explicarlo, palabra…si hay que indicarlo, mapa.
  8.  Siéntate con tus recuerdos de verano, y piensa que es lo que más y lo que menos te ha gustado. De los viajes, de las experiencias, de los buenos y los malos servicios se aprende mucho. Piensa cómo conociste ese hotel, quién te hablo de tal o cual restaurante, porqué fuiste allí y no aquí… y comenzarás a aprender de comunicación mucho más de lo que crees. La comunicación es un oficio que se aprende, se cuida, se lima y se le saca brillo cada día.
  9.  Mira a ver como hablan de ti tus amigos, para qué te buscan y sabrás mucho más de tu marca personal y de tus habilidades. De lo que dicen los clientes, de lo que dicen tus amigos, tu familia, de lo que hace la competencia vas a aprender mucho, muchísimo. Encontrarás ideas, encontrarás argumentario. Encontrarás los pequeños detalles que te harán diferente. Has oído hablar de los Big Data, los datos que te aportan información esencial para tu negocio. Bien pues trata también los Little Data, los pequeños comentarios…
  10.  Proponte mimar tu comunicación interna y te verás a ti mismo cuidando mucho más de ti. Eres cómo te hablas, de lo que hablas… Toda acción es primero una idea que se explica con palabras. Todo tu futuro es un propósito que se explica con palabras; Tú eres tu ángel y tu demonio y te lo dices con palabras. Mejora tu comunicación interna, trátate mejor y el resto también lo hará.

En comunicación se comienza por un paso, un buen paso y se termina con una buena carrera hacia el éxito.

Tu comunicación por WhatsApp y por email, aprueba como comunicación de negocios?

En un mundo hipercomunicado, con tantos medios y multimedios para poder charlar, estamos llegando a una banalización de la comunicación en los trabajos y en los negocios.

Yo entiendo que en el siglo XXI las relaciones horizontales en los trabajos, han sustituido a las más encorsetadas relaciones verticales del siglo XX. Es cierto que ahora tenemos un nuevo mundo de comunicaciones que nos hablan de la necesidad de establecer empatía y cercanía con los posibles clientes. Es evidente que, junto a estas llamadas a la sonrisa perfecta, tenemos los emoticonos de los ordenadores y de los teléfonos inteligentes… Lo que me pregunto es si tanta verborrea y tanta carita de emoticono sirve para mejorar o empeorar las comunicaciones en los trabajos.

A mí personalmente las respuestas a preguntas que solo llevan emoticonos de dedos hacia arriba, ojos guiñados, etc.  se me antojan incompletas. Pongan emoticonos en su vida si lo desean, pero que sea para completar mensajes, dar ideas de estado de ánimo, levantar sonrisas o cejas, pero no para desarrollar frases completas. La gente que contesta solo con emoticonos me parecen infantiles, o cansados o hartos de tener que trabajar tanto. Y tanto parecer infantil como parecer sobrepasado no es bueno de cara a los clientes o proveedores.

De la misma forma, en los emails, me doy cuenta de que la gente no respeta “el asunto”. De mi otra vida, cuando era periodista y recibía tantas notas de prensa, me quedó el gusto por los emails que llevan asunto, para que al destinatario le quede claro la pertinencia u urgencia de lo que se escribe.

De hecho, en un mundo tan infoxicado como éste, donde tanta letra y tanto emoticono han acabado por empacharnos, sería bueno saber que el email que no lleva asunto tiene mayor riesgo de ser tirado a la papelera. El email que tiene un asunto mal enfocado puede ser no leído. El email que tiene un buen titular, o varios tags o palabras que indiquen lo que desarrolla el cuerpo de texto tienen más probabilidades de ser abierto y leído.

Como digo en los cursos que ofrezco para emprendedores. en comunicación la regla de oro es hacerse entender, hacer todo fácil, saber suplir la distancia o la ausencia con una buena explicación.

Una buena explicación no es una verborrea de diez párrafos. Un buen email debe ser conciso, claro, sencillo… con un lenguaje univoco, es decir que no se dé a múltiples interpretaciones…

¡Ah! Y, por cierto, un buen email es el que llega. Tengan cuidado con el nombre que les ponen a sus direcciones de correo, porque hay gente que tiene nombres tan complicados que son difíciles de retener, y escribir bien.

Estoy a punto de guiñarles el ojo del emoticono 😉 , porque, sí, señores, claro, en comunicación casi todo, es sentido común.

Por favor, en comunicación, también, ¡Sacudan la caspa! O encierren al dinosaurio…

Una de las peores cosas que puede tener alguien, sobre todo si es político, es la caspa. Y si al comunicar son casposos, la cosa se complica y mucho.

En una semana tan terrorífica por la corrupción, tan revolcona para las conciencias con las estadísticas sobre desigualdad y pobreza, tan espectacular con las encuestas del CIS sobre cambios en la política del país… la comunicación parece del Siglo XIX.

En un momento en el que las redes hablan con inmediatez, los políticos tardan días en elaborar un mensaje político coherente… lo que llaman un argumentario… el conjunto de ideas que deben repetir machaconamente sin saltarse una línea.

En un momento en el que se habla de desafección a la política, los que mandan abusan de un lenguaje que los ciudadanos no entienden, con formas y maneras que la calle no comprende, con actitudes que el ciudadano que paga, detesta.

Por ejemplo, ahora que es tan fácil montar un directo en cualquier lugar, explicar las cosas con soltura y con medios… ¿por qué en el hemiciclo, la casa de todos, tienen que presentarse las preguntas sobre actualidad cuándo ya no interesan, porque los que tienen que legislar siempre parecen ir tan a rebufo de la realidad, porque no llegan las formas frescas y rápidas de hacer información a la clase política? No digo yo que tengan que cumplir con un share como los programas de televisión que quieren seguir siendo viables, pero deberían preocuparse por alcanzar cuotas de popularidad, que ahora no logran, para seguir siendo visibles.

¿Por qué no se pueden modificar las preguntas de los grupos parlamentarios, por qué no se puede adaptar la política a los ciudadanos, por qué hay que esperar a que esté hecho el argumentario?

En la era de la comunicación y del conocimiento, donde todos son emisores y receptores, no se entiende la falta de respuestas, las ruedas de prensa sin preguntas, las intervenciones vía plasma, las contestaciones de plasta profundo…

En la administración pública ha habido una revolución comunicativa, que va desde la inclusión de Internet hasta un cambio de lenguaje para hacerlo más cercano al ciudadano.

Tomemos nota, adaptemos la comunicación a las nuevas tecnologías… McLuhan, ¿recuerdan?, el medio es el mensaje… aprovechemos los nuevos medios para mejorar los mensajes… O recurramos a Staudenmaier, historiador de la tecnología, que recuerda que la sociedad debe adaptarse a los cambios tecnológicos que ella misma pone en pie.