La comunicación circular, agárrate que vienen curvas

Vivimos en una sociedad multimedia con una comunicación circular. Estamos en la era de la información donde el derecho a hablar y a escuchar se ha multiplicado . Es evidente. Receptores y emisores cambian de papel continuamente, añadiendo, interrumpiendo, sumando… es la comunicación circular. Quedan todavía pequeños reductos y empresas en los que la comunicación es la de antaño, la comunicación de jefe a empleado o de boca a oreja y de uno en uno. Comunicación piramidal frente a comunicación circular.

Como Rocío del Cerro Comunicación ofrezco charlas e imparto cursos en la que los asistentes abren los ojos cuando les recuerdo que:

  • Todo cuanto pasa en una empresa está a golpe de click de ser visto en la calle. Los trabajadores, los usuarios, los clientes dan rápidamente su opinión en las redes de todo cuanto acontece. Donde hay un móvil hay una cámara, un micrófono y un altavoz. Un tweet puede desarmar una estrategia empresarial, un tweet o dos han dado al traste con una marca o la carrera de algún político. La comunicación circular tiene su cara y su cruz. En la parte positiva potencia perfiles llevando y redirigiendo tráfico hacia tu marca y lo que haces. En la negativa, puede evidenciar el postureo. Las redes han contribuido a hacer una sociedad mejor, porque la justicia de las redes hace que lo que resulta políticamente incorrecto, socialmente irresponsable… caiga penalizado. La responsabilidad social que solo es postureo penaliza a la propia empresa. La gente interviene con memes, con comentarios, utilizan el sentido del humor y la ironía para poner las cosas en su sitio.
  • La comunicación circular y multimedia supone que todo el mundo puede entrar de mil maneras en tu conversación. Como prosumidores, creando contenido; como amigos mirando y sosteniendo; como cliente emitiendo opiniones; como competencia, aprendiendo…  la comunicación circular lleva información de un lugar a otro pisando lo que ya no vale, arrojando lo inconveniente, añadiendo lo que vale la pena. Emisores y receptores cambian de papel continuamente y lo hacen escribiendo, en vídeos, en podcast.
  • Los empresarios olvidan que en la comunicación interna la comunicación ha dejado de ser piramidal, que ya ni siquiera es horizontal, sino que es circular. Olvidan que por el carácter circular de la comunicación el propio concepto de autoridad ha cambiado. Ha quedado obsoleta la figura del jefe omnipresente y tosco que daba órdenes que eran asumidas sin rechistar y sin capacidad de respuesta. Ahora vemos ejemplos de líderes empáticos que generan contenidos, ejemplos, formas y maneras de crear equipos y estar al frente de las tareas como muestra de autoridad. Lideres que suman ideas, que multiplican las relaciones   con sus equipos en las reuniones y a través de Internet olvidando la soledad del despacho y de los cuadernos de tapa azul.
  • Los emprendedores olvidan que la comunicación puede ponerse a su servicio para darse a conocer, aprender y vender más, o para dispararse tiros al pie por negligencia. Cuando vas a presentar un proyecto, el cliente ha mirado tu página web; cuando vas a vender un producto, el cliente ha mirado los comentarios que dejan los clientes, cuando te quieres posicionar miran a quien sigues y quién te sigue. La comunicación que existe sobre ti hace bola y te persigue. Es la reputación digital metida en el círculo que va de un lugar a otro. A menudo el primer contacto con el cliente es a través de las redes sin que tú lo sepas y tu primer contacto con otro es añadiendo un comentario en LinkedIn o Facebook.
  • El círculo se recicla, pero nadie parte de cero. Y la comunicación circular deja el recuerdo del lugar por dónde pasa. Tu hemeroteca está en las redes. Hasta allí salta tu currículum vitae para estar de verdad vivo.

La experiencia hace magia… si quieres mejorar tu marca personal como emprendedor o ejecutivo, dar utilidad y calidad a tu comunicación interna, eficacia y visibilidad a tu comunicación externa, consúltanos. Un equipo multidisciplinar a tu servicio. Rocío del Cerro Comunicación ( Foto realizada durante una conferencia ofrecida en Business Up System)

¿Adiós a los idiomas?

La comunicación uniforme o el uniforme de la comunicación: 

Logros y excesos de la sociedad de la información.

 

Venía barruntándolo, y este verano he sido más consciente que nunca. Los móviles hacen cada vez el mundo más pequeño, la comunicación más fluida y crean más necesidad de llenar de contenido a la red. Hablas con cualquiera y salen tres palabras en inglés, un modismo en francés, o una frase en italiano.

Los más jóvenes escuchan canciones en inglés, estudian idiomas en los colegios y tienen amigos y familia en cualquier lugar del globo. Hablan con ellos por Face, por Messenger, por todos los canales que tienen abiertos.

Este verano yo misma me he dado cuenta cómo familiares que viven lejos, saben español por lo que escuchan de salsa, de reggaetón… y aunque las letras son para olvidar, dejan palabras (algunas para olvidar) que se les quedan en el cerebro.

Cuando ofrezco cursos de comunicación y visibilidad a los más mayores, me doy cuenta de que predomina el castellano, pero cuando los cursos son para jóvenes emprendedores la situación cambia… y me veo sumergida en un mundo dominado por el “espanglish”. Los paradigmas cambian y ellos traen nuevas palabras, los avances tecnológicos cambian, y ellos traen nuevas palabras… y me doy cuenta como la torre de Babel se va deshaciendo por la necesidad imperiosa de comunicar todo lo que se hace y se siente hasta quedarse vacío.

Hay una suerte de nuevo esperanto o de esperpento, creado a base de necesidad y de costumbre. En un estudio práctico y en absoluto académico he llegado a la conclusión de que un joven no utiliza más de cinco mil palabras distintas al día … y no todas ellas pertenecen a un mismo idioma, forman parte de un nuevo idioma que se crea cuando nace un mundo nuevo. Hay palabras traídas de todas partes por la red, y luego todo un conjunto de onomatopeyas y acrónimos que son comunes a todos ellos en todas partes del globo.

La sociedad de la información ha traído un mundo que se unifica, que pierde la singularidad, que simplifica, que pone las mismas palabras en todo el globo para llegar a todos, para crear redes y también para vender más. Comunicación uniforme, poner uniformes para que no haya distinciones, homogeneizar pensamiento y costumbre, no distinguir para unificar mercados y clientes… unir.

Ya no son idiomas lo que se aprende, son lenguajes, el lenguaje tecnológico, sanitario, de la juventud, del desarrollo personal, del marketing…

Atrás queda la individualidad, los idiomas identitarios, los vocablos locales y las frases regionales… Van quedando atrás los idiomas tal y como los conocíamos.

Ahora ya no hay anglicismos, vivimos en un anglicismo acaparador.

Este verano, con horas de coche con adolescentes de países diferentes, entre conversaciones y música, me di cuenta de que el inglés quedaba para los estudios y el castellano para los sentimientos.

Y entonces pensé en cómo el idioma evoluciona y me pregunté si la sociedad de la información está dando a luz un idioma que ha nacido de la necesidad de comunicarse rápidamente en todas partes, que evolucionará dejando atrás lenguas muertas y que pondrá de moda una sociedad conectada, simplificada y apta para el consumo rápido de ideas, productos e información. Un idioma único, un pensamiento único, una sociedad única, un progreso único, un desastre único.

Cuando los países emergentes de África evolucionan no lo hacen hablando su idioma, lo hacen adaptándose al idioma que recoge todas las palabras que están en el mundo que miran como referencia. Me impresionó cuando vi un reportaje sobre el Hotel de las Jirafas en Kenia, Hoteles en los que trabajan guerreros Masai, ver que estos guerreros utilizan el marketing, y hacen check out y fotos con flash en su contacto con los clientes …y me pregunté si la introducción de esas palabras suponían pasos en  el abandono de su mundo tradicional.

¿Sería una evolución o una involución? ¿Qué idioma hablarán mis nietos? Nos quejábamos de que los chicos tienen menos vocabulario, porque leen menos libros… pero se comunican más porque están más conectados con todos los lugares del mundo.

Dicen que los esquimales tienen muchas palabras para definir la nieve porque saben apreciar su diferencia, aquí diferenciamos entre querer y amar. Mi sobrina, americana, me dijo… ¡qué complicación de vida, allí decimos I love you para todo el mundo!.

Y entonces pensé qué fácil y qué atroz dejar morir palabras que denominan sentimientos, que ofrecen matices y enriquecen la vida. Nos explicamos con palabras, recordamos y soñamos con ellas… si nos las cambian, también cambiaremos nosotros. Estaremos juntos, pero más vacíos. O estaremos asistiendo al nacimiento de otra forma de entender y de entendernos.

Rocío del Cerro Comunicación.

RSC y comunicación, pedaleando en Activa2 de TVE con la GAES Pilgrim Race

No paran las empresas en agosto, andan planeando estrategias de venta y comunicación todo el rato. Y ahora hay dos formas de comunicación externa que están dando fuerte: redes y reportajes basados en la RSC de la propia empresa, la Responsabilidad Social Corporativa, el compromiso de las empresas con la sociedad.

Empresas sostenibles, empresas conciliadoras, empresas concienciadas, empresas sociales, empresas deportistas… empresas que ganan cuando colaboran en hacer un mundo más sano.

No se trata solo de vender/tener buen producto, se trata de ser buenos… y la RSC es lo que da carta de bondad o maldad para las empresas. El cliente quiere comprar un producto que le llene, quiere comprar diseño, utilidad… pero también quiere formar parte de la tribu de los buenos. Es la historia de la camiseta, todo el mundo quiere comprar camisetas de calidad y diseño, pero además quiere comprar camisetas baratas, respetuosas con el medio ambiente y respetuosas sobre todo con los derechos humanos y los derechos laborales.

Los trabajadores quieren trabajar en empresas socialmente responsables, donde son respetados y respetan, embajadores de buenas noticias, y profesionales que unen talento a talante.

Pero es que además las buenas noticias empiezan a ser noticia y dan mucho contenido para unas redes y unos reportajes de empresa que necesitan mucha historia para nutrirse.

En estos últimos años como Rocío del Cerro Comunicación he realizado varias campañas de comunicación relativas a RSC que quiere decir responsabilidad social corporativa, no servicio de publicidad gratis.

Es un acrónimo y una idea que está de moda, y que todas las empresas quieren poner en marcha. Sin embargo, la RSC deja de ser verdad cuando de lo que se trata es de hablar de las marcas y no de lo que hacen, cuando se pierden en publicidad gratis para vender y no en poner en valor hábitos saludables.

Una RSC es verdad cuando la gente que la promueve, y que la patrocina está dentro de la propia acción, cuando cuenta una historia y la dota de un significado…

La RSC no es solo postureo para vender más, la RSC no es publicidad engañosa para meter el tema en informativos y ahorrarse el paso por el departamento de marketing, la RSC no es hacer acciones donde una empresa no se siente concernida.

RSC es una acción que coincide con los valores de la empresa, que es coherente con las políticas de recursos humanos, que tiene que ver con el personal que la realiza, que llama la atención de los medios de comunicación por lo que hace, que pone en valor hábitos saludables…

Cada vez más, la comunicación exige coherencia porque cada vez más todo está y queda a la vista. Una buena campaña de RSC ayuda al objetivo y ayuda a la empresa, pero una pifia de RSC, un postureo cutre es vender humo mientras te fumas un cartón de tabaco.

Abogo porque las empresas comprendan lo que supone dentro y fuera de la empresa la Responsabilidad Social Corporativa, devolverle a los trabajadores y a la sociedad parte de sus beneficios haciendo buenas obras. Las buenas fotos vienen después, pero nunca antes.

En la @PilgrimRace, lo he visto. Es un evento ciclista de camino a Santiago que reúne a deportistas amateur, profesionales y también de carácter social. Un camino, siete días y mil historias de superación, de visibilidad… y en ellas no había solo logos, había personas.

Es el segundo año que he estado con ellos. He coordinado su prensa y he vivido de cerca la realidad de empresas que no ponen solo el nombre en los arcos de meta sino que participan a través de sus directivos de primer orden para liderar causas sociales. Impresionante por la veracidad y el compromiso. Y no lo cuento yo, lo cuenta así María Rodríguez en @TVEActiva2. Pincha aquí para ver el reportaje:  http://www.rtve.es/m/alacarta/videos/activa2/activa2-21-07-18/4670525/?media=tve

Para no ahogarte con la comunicación

Ponte cine de verano…

Te pasas el invierno nadando contra corriente, y a veces te falta la respiración para contar las cosas que quieres. Hay gente que literalmente se ahoga cuando tiene que comunicar… y eso no es bueno para ti ni para quien te va a escuchar, comprar la idea, seguir…

Hay muchos emprendedores y empresarios que me dicen que saben mucho de su empresa y quieren darla a conocer, pero no saben como fijar el mensaje, fluir con el, llegar al cliente, hacerse visibles…

Me cuentan que terminan tan cansados que ya no tienen tiempo ni ganas para aprender a comunicar mejor. No son conscientes de que lo que no se cuenta no existe y que lo que no se explica bien no llega al cliente.

Otros me dicen que el invierno está hecho para trabajar pero que en verano tiene que desconectarse. Compro la idea. Desconéctate para estar todo lo fresco que puedas en estos meses tan tórridos, pero sería bueno que te entretuvieras una hora poniéndote “cines de verano” que te den ideas para mejorar la comunicación de tu negocio.

Yo me he buscado una hora de bicicleta elíptica y conferencias todos los días, y la verdad es que me funciona para aprender, para mejorar, para descubrir e incluso para decir que no me gusta nada algo de lo que veo. Pero es mi hora, una hora en la que disfruto haciendo mis cosas, escuchando a gente diferente, poniéndome series, películas, escuchando audiolibros…

Podría decirte que te escucharas todas las charlas TED, utilizando las que están en inglés y subtituladas en español para aprender la pronunciación … y esa sería una gran propuesta, pero voy a hacerte alguna más…

Luis Castellanos y sus palabras que crean mundos: https://www.youtube.com/watch?v=FzSOzxiNtFQ

Elsa Punset y las conversaciones difíciles: https://www.youtube.com/watch?v=cLEt9nIQCGg

Rocío del Cerro, el aprendizaje del error: https://www.youtube.com/watch?v=u8Kd448FNCg

Piérdete por las páginas de audiolibros, déjate sorprender por autores e ideas que te llaman la atención, y que ahora que puedes “perder-invertir-ganar” tiempo, te puedes permitir.

En comunicación como en todo, lo importante es nadar de forma fluida, sin ahogarse, sabiendo que si tienes claro donde ir, y a quien llegar, todo va a ser más fácil. En mis cursos, sobre comunicación y visibilidad noto cuando la gente hace click, y se que a partir de entonces la brazada será más fácil… y que cada vez somos más los que tenemos nuestro cine de verano para aprender, nuestra isla de una hora para ver lo que nos hace disfrutar.

Diez cosas que tienes que hacer en comunicación cuando no tienes tiempo ni ganas: llenar la silla y vaciar la mente para empezar

La mayoría de los emprendedores y de los empresarios no dedican un minuto de su vida a pensar en la comunicación. Trabajan mucho, tienen un producto estupendo, pero a no ser que tengan también dinero para tener un equipo estupendo de comunicación se quedan perdidos en el mundo invisible de los que no tienen tiempo ni nada que contar.

A menudo a todos ellos, a los más reacios, les pregunto ¿Cómo me contarías lo que haces?, ¿cómo venderías tu negocio?, ¿cómo podrías llegar a más gente?

He tenido la suerte de ofrecer cursos y conferencias interactivas a más de mil emprendedores y pequeños empresarios y de la práctica de todo ello he llegado a conclusiones que no son científicas, pero si útiles.

  1. Cuando estés reventad@ en el sofá: Pon una silla vacía, como haría Bezos, mandamás de Amazon y piensa de verdad quién es tu cliente. Ponle cara, ponle sueldo, familia, coche, colonia … y necesidad de comprar lo que tú le ofreces…No pienses en lo que tú quieres vender, piensa en lo que el quiere y está dispuesto a comprar por el dinero que pides.
  2. Estudia qué es lo que hace mejor que tú la competencia, y si es posible procede a arreglar el negocio antes de sacarlo a la calle.
  3. Dedícate en el coche, en la ducha o dónde quieras a pensar que es lo que vas a decir. Escoge dos o tres ideas. No más. Vacía la cabeza. Primera ley, empatizar. Segunda, no aturdir.
  4. Ordenar ideas supone saber también qué es lo que no vas a decir, y tener preparado lo que siempre te preguntan… suelen ser los puntos más débiles…  
  5. Una cabeza limpia produce un mensaje ordenado. Solo lo sabrás cuando lo digas en alto. Cuando uno piensa todo parece sencillo. Cuando lo dices en alto, entonces te das cuenta. Quítale todas las coletillas, mmmmm, agggg… palabras técnicas, frases subordinadas que te hacen meterte en jardines …
  6. No eres un desastre. Los demás llevamos quitando algunos minutos de todas partes para pensar en lo que vamos a decir. Es cuestión de conocer bien al cliente, conocer bien el producto y sobre todo conocerte bien a ti, para ser natural.
  7. Efectivamente, no saques tiempo para estar en todas las redes. No tienes que estar en todas las redes. Ni siquiera te conviene estar en los lugares por donde no pasa tu cliente
  8. Si vendes algo u ofreces servicios, pon tu nombre en la red y verás lo que dicen de ti. Practica el egosurfing.
  9. Si no tienes tiempo para hacer nuevas tarjetas de visita, no pierdas el poco que te queda en entregar tarjetas viejas que te harán parecer descuidado.
  10. Una consulta a alguien como yo, Rocio del Cerro Comunicación te puede salir rentable. Pagarás, pero menos de lo que supone hacerlo mal.

Y por fin pregúntate, ¿entrarías en una tienda con un escaparate trasnochado, aceptarías como excusa que su dueño estuviera cansado? ¿Compras lo que no se adapta a ti por precio o por estilo de vida?  Nooooo.

Pues pon la silla, sienta tus ideas, y descansa pensando en una comunicación mejor.